30 jun. 2019

Sobre el blog

A ver vayamos aclarando:

Yo no hago muchas traducciones, ni escribo casi nada, todo es y fue tomado de :
  1. El Blog de Escrito con Sangre
  2. Cárcel de Mujeres (Blog) (Que ya no existe)
  3. Periódicos de todo el mundo
  4. Muchos artículos son de Pilar Abeijón antropologa forense, su pagina era elarchivodelcrimen.net
  5. Taringa
  6. Escalofrio.net
  7. Terrorifico.es
  8. Pasarmierdo.net
  9. Asesinosseriales.net
  10. Adeguello.net
  11. Wikipedia
¿ESTAMOS? Si las traducciones están "mal" o con incoherencias no es mi problema, yo no las hago..... y es algo difícil encontrar algunos casos.

Pocos casos he traducido y escrito, no pongo "créditos", solo a quien realmente lo merece.

Por otro lado, Citen el blog! GRACIAS a De10.com.mx por citar el blog en 2 notas :)

30 abr. 2018

¿Por qué nace The Woman who Kill?

Hace ya más de 18 años, vi por primera vez un programa de tv llamado "Autopsia" ( No recuerdo si fue en Discovery o HBO), cuyo "host" era el Dr. Michael Baden (Señorón e ídolo personal, mis totales respetos) patólogo forense de la ciudad de Nueva York, quizá suene exagerado, pero mi vida se abrió a otro panorama, para mí fue un shock saber que, con un pedazo de un cuerpo humano, los patólogos forenses sabían el sexo, edad, altura, raza y hasta la manera en que fue asesinada la persona, además de que en ese episodio, hablaron de algunos asesinos seriales, lo primero que dije fue: WOW, yo quiero hacer eso de mi vida, pero las circunstancias, la flojera y la falta de interés en TODO, me llevo por otro camino y aunque estoy arrepentida de muchas decisiones estúpidas (escolares), solo pude hacerme "fan" del tema. Empecé a leer mucho sobre medicina forense, asesinos seriales, psicología criminal, etc, (aunque no entendiera ni la mitad de las cosas por el lenguaje tan especifico que se maneja en los libros) me era realmente curioso saber que había gente que por "X" cosa, asesinaba, mutilaba, torturaba a otra persona y no llegaba a tener arrepentimiento alguno. ¿Cómo es posible que este tipo de personas despierte una fascinación al grado del escándalo en millones de personas? ¿Qué tienen los asesinos seriales que algunas personas hasta llegan a imitarlos? ¿Será que son el reflejo de lo que tenemos en lo más recóndito de nuestro subconsciente y no nos atrevemos a hacer? Respondiendo a la última pregunta, al menos yo no me veo envenenando por largo tiempo a una persona solo por venganza.

El primer acercamiento al tema que nos concierne o sea el de las mujeres que matan al que tuve acceso fue la historia de Elizabeth Bathory, por otro lado, uno de los caso más "famosos" que leí y llamo mi atención fue el de Aileen Wuornos, en sí me "saco de onda" ya que son muy pocas las asesinas seriales y esta se desquito con sus víctimas (no es justificación, claro está). Recuerdo la noticia que dieron en Tv cuando Aileen terminaba su estancia en el corredor de la muerte y era ejecutada en Florida, Estados Unidos, también recuerdo muy bien cuando dieron la noticia de que la asesina Myra Hindley murió en su celda en Inglaterra el 15 de Noviembre del 2002. Internet me ha dado miles de horas para leer sobre el tema, cada día encontraba casos, páginas dedicadas al tema (como la extinta página Archivo del Crimen, que la autora y dueña del sitio era la Criminóloga Española Pilar Abeijon), así como páginas de fans idolatrando a todos los asesinos seriales y claro, escuchar a la banda de Death Metal, Macabre.

Algunos años después, me entere sobre el libro llamado Mujeres Asesinas de un tal Richard Glyn Jones,  lo busque en libros usados, nuevos, cadenas tipo Sanborns, en la red para leerlo y pues nada que lo encuentro (y sigo buscándolo, si alguien lo tiene no me enojaría que me lo regalaran jaja). Tiempo después, vi otro libro, (sí el más famoso y comercial), el  de la periodista argentina Marisa Grinstein "Mujeres asesinas", y luego supe lo de la serie tanto Argentina, como el estreno de la versión Mexicana, (Ya después me entere de las versiones Colombiana, Española, Ecuatoriana e Italiana), me pareció un tanto interesante el que se haya conjuntado en un libro casos de puras mujeres que matan. Debo ser honesta, el texto de Marisa Grinstein lo baje de la red (¡Gracias Internet!) y después compre el libro (me gusta tener los libros en formato original y no solo en pdf…. Cuando me gustan y los encuentro), ¿Qué puedo decir? La verdad el libro es un "asco" así como la serie, vayámonos por partes, diría Jack el destripador, no es que sea "horroroso" en el sentido de que este mal escrito, sino que, no entiendo ese afán de hacer quedar a las mujeres como "víctimas" y que "no les queda otra salida", además de que odio el toque dramático y tele novelesco que le dieron (al libro y a la serie), como para justificar y suavizar los casos expuestos en el libro. Las cosas deberían de ser crudas, como realmente pasaron. Existen otros libros que me interesan leer, Ellas Matan Mejor de Francisco Pérez Abellan (Criminólogo Español a quien también admiro mucho). Básicamente, este blog nació en "respuesta" a todos aquellos casos "suavizados" donde las mujeres quedan como casi mártires, "Es que el marido la golpeaba y la trataba mal" .. ¿Y por eso lo enveneno durante 3 años hasta verlo morir? Nada que víctimas, eso es venganza de alguien que es tremendamente calculador.

La historia, menciona a un puñado de mujeres que cometieron crímenes atroces,  la mayoría de las mujeres asesinas son metódicas, calculadoras, frías, letales y nada tienen de "victimas", solo basta con leer, ver e investigar sobre el asunto, muchas utilizan el veneno para cometer sus crímenes, sobre todo para asesinar a sus maridos por dinero o venganza. El Criminólogo forense (e ídolo personal) Robert K. Ressler creador del término de "asesino serial" ( y utilizado por primera vez en el caso de Ted Bundy), el Sr. Ressler parte desde Jack The Ripper y lo cataloga "el primer asesino serial de la historia moderna de los asesinos seriales", quien tenía en 1888 a todo Londres aterrado y a la policía buscando pistas como locos por todos lados desde la primera víctima, pero mucho antes de eso, entre 1880 y 1883, en Holanda, Maria Catherina Swanenburg asesino a 27 niños envenenándolos e intento envenenar a otros 50, aparte de asesinar a sus padres, con el mismo método y todo por un fin económico, en este ejemplo, nos queda claro que ni víctima ni nada, María lo hizo con la idea muy clara, ella siguió un patrón y las víctimas tenían similitudes entre sí, salvo sus padres.

Partiendo de este caso, nos queda claro que el veneno es el método más utilizado por las asesinas a todas se les atribuye el sobre nombre de "viudas negras", hay miles de casos de viudas negras en todo el mundo, desde el país más rico hasta el más pobre, Mary Ann Cotton asesino a sus cuatro esposos, once hijos y dos amantes, con veneno  mucho antes que lo hiciera Maria Catherina Swanenburg con los 27 niños que menciono anteriormente, un caso muy sonado fue el de la noruega Belle Gunnes, que desde 1900 ya estaba asesinando maridos, para cobrar el seguro de vida, Belle asesino a 4 maridos en Estados Unidos.  En 1920, (hasta donde mis conocimientos sobre el tema llegan), el primer caso de un grupo de 50 mujeres llamadas Las Fabricantes de Ángeles de Nagyrév, se "unieron" para asesinar a sus maridos, parientes y cuanta persona se les cruzaba en el camino, solo 8 de ellas fueron ejecutadas y expuestos sus cadáveres al público en Nagyrév, Hungria, podría enumerar cientos de nombres como Judi Buenoano, Pilar Prades Santamaría, Marie Besnard, Francisca Ballesteros, Yiya Murano (Es muy extraño que la hayan detenido el 27 de Abril de 1979 y en la calle México, allá en Buenos Aires, Argentina, Jaja es el día de mi nacimiento y soy Mexicana, Grande eres Yiya), Leonarda Cianciulli, Nannie Doss, Elfriede Blauensteiner, y la Reina del Veneno Lydia Sherman, si bien Kathryn Schoonover no logro su fin, esta mujer pudo haber sido la asesina serial más prolífica de la historia, al enviar bolsitas con cianuro por correo diciendo que eran "polvos milagrosos para adelgazar", sí, en su mayoría lo hacen por dinero, pero otras tantas ¿Lo harán por diversión? No creo que alguna lo haya hecho para " saber que se siente asesinar a alguien" ¿O sí?

Un cierto número de personas, vociferan que, los asesinatos sobre las parejas, son el "resultado" de la violencia que se ejerce sobre el género (cosa que sigo sin entender y sin creer,  cuando muchas aceptan que asesinaron a los maridos por los seguros, otras por irse con el amante, etc.), por otro lado tenemos a muchísimas más personas que simplemente NO pueden creer que una mujer, que es capaz de dar vida, le quite la vida a otra persona, y más si son sus hijos, no sé, quizá sea esa ridícula idea de que "un hijo es lo mejor que te puede pasar en la vida", y no por favor, no me salgan con estupideces tan retrogradas como "el negar la maternidad, es negar la femineidad", simplemente existimos mujeres que ni nacimos para ser madres y tenemos otras prioridades en la vida, y otras, la verdad no merecen serlo y mucho menos sin son capaces de "enfermar" a sus hijos con tal de llamar la atención, como las mujeres que padecen el Síndrome de Münchhausen por poderes. No se trata de "amores frustrados", ni de "una infancia caótica" y argumentos tan ridículos como " las madres que matan, necesitaron borrar las huellas de un amor perdido", no me hagan reír, las madres asesinas son egoístas, calculadoras y frías, otras lo hacen para "deshacerse" del estorbo (¿Verdad  Diana Downs y Claudia Mijangos?) y en muchos casos, solo por "darle en la torre" a la pareja, se aferran a la idea de que con eso los destruyen solo a ellos ¿Qué culpa tienen los niños de los problemas personales y de pareja?, nada justifica a personas como, Francisca González Navarro, Theresa Knorr, Andrea Yates (Y no, el marido no debe ser investigado, ni mucho menos salgan con argumentos estúpidos de que "está mal de la cabeza", Andrea sabe la diferencia entre el bien y el mal, y eso es más que suficiente) Susan Smith, Waneta Hoyt, Christina Marie Riggs, Marybeth Tinning, Elvira Cruz Luz y Diana Lumbrera, saben lo que hicieron y todavía tienen el descaro de llorar, decir que "no saben lo que estaban haciendo", que "lo hicieron porque no encontraron otra salida" y que están arrepentidas. Sí como no.

Algunas personas podrán decir que las mujeres NO somos tan "violentas" como los hombres, error señores, las mujeres podemos ser más violentas y letales que los hombres, si se basan en que las mujeres no matan a "golpes", algunas lo hacen con armas blancas (Lizzie Borden, Rosa Caviedes, Katherine Knight está ultima  apuñalo a su marido 37 veces), solo algunas llegan a descuartizar un cadáver y otras pocas con armas de fuego, muy aparte de que no hay muchas asesinas seriales tal cuales reglas o estatutos se manejan dentro de la criminología, la mayoría de casos expuestos en este blog, son de los millones de casos que salen a la luz día a día en cada rincón del planeta, que van desde niñas de 9 años hasta ancianas de más de 70 años, casos como los de Aileen Wuornos, Klara Mauerová, Beverly Gail Allitt, Gertrude Baniszweski, Kristen Gilbert, Dagmar Johanne Amalie Overbye, Mary Flora Bell, Sanna Sillanpää, Trinidad Ruíz Mares, Emilia Basil, Sara Aldrete,  Rose Lets, Brenda Ann Spencer, Pauline Parker y Juliet Hulme, Enriqueta Martí Ripollés, Karla Homolka, Jeanne Weber, Marie Fikáčková, hasta las Poquianchis (que dicho sea de paso, ni son asesinas seriales ni nada de eso, las Hermanas González Valenzuela solo son criminales que se dedicaban a la trata de blancas, porque a contrario de lo que la gente cree, las 4 hermanas jamás se mancharon las manos de sangre, y pues sí, son las "autoras intelectuales", para eso tenían personas que les hacían los trabajos) Griselda Blanco (La Reina de la coca, quien fue una despiadada y letal criminal), Dorothea Puente, Helen Golay y Olga Rutterschmidt, Charlene Gallego, Valerie Page Parashumti y Jessica Ellen Stasinowsky y un sinfín de etc.

No sé si la gente se escandaliza más por una mujer que asesina a sus hijos o niñas menos de 12 años que asesinan personas, un ejemplo claro sería el caso de Mary Flora Bell que a sus 11 años ya había asesinado a 2 pequeños de 3 y 4 años, Pilar Paredes que asesino a sus hermanos a la edad de 9 años, Natsumi Tsuji de 11 años, le corto la garganta a una de sus compañeras y si le seguimos, podríamos encontrar a niñas más pequeñas haciendo cosas de este tipo.


Tenemos de 3 sopas, las Viudas Negras, las "Medeas" (que son la mayoría) y el resto, las que asesinan con armas, atropellando a sus maridos, sinceramente no he leído que ninguna haya electrocutado a alguna víctima,  muy pocas son Caníbales (aunque no creo que lo hagan por "saber a qué sabe la carne humana", más bien siento que no se les ocurrió otra forma de deshacerse del cadáver) y cientos de leyendas, que si Trinidad Ruíz Mares realmente vendió tamales hechos con la carne de su ex pareja, a diferencia de Emilia Basil que sí hizo empanadas a su ex amante allá en Buenos Aires y las vendió en su pequeño restaurante de barrio,  es algo complicado llegar a entender, de manera neutral los porqués de que estas mujeres llegaron al límite y algunas se desquitaron con los críos, maridos y personas que no les hicieron nada. Algunas lo hicieron por desesperación, pero era más fácil mandar todo al carajo, o al menos así lo veo yo. Las mujeres asesinas, siempre estarán en la mira de todos, algunos seguirán insistiendo que son unas pobres victimas circunstanciales aunque cada vez los asesinatos, sean más brutales.  

30 ene. 2018

Narcy Novack



Narcy Novack a cadena perpetua por planear dos asesinatos


Actualizado 19 de diciembre de 2012 12:47 AM

Una historia de asesinatos familiares terminó el lunes cuando Narcy Novack, esposa del heredero del hotel Fontainebleau, Ben Novack Jr., fue sentenciada a cadena perpetua.

Tres años después que ella y su hermano, Cristóbal Véliz, planearan y ayudaran a ejecutar a Ben Novack y a la madre de éste, Bernice, los asesinos convictos, que se mantuvieron leales el uno hacia el otro a todo lo largo del juicio, dejaron en claro que sus lazos familiares no se extenderían a la prisión. Cristóbal también fue sentenciado el lunes a cadena perpetua.

Cada uno culpó al otro de organizar los asesinatos, y sus abogados les pidieron por separado al juez por clemencia, al alegar que eran menos culpables porque el otro hermano era el que manejaba los hilos.

Pero el juez de distrito federal Kenneth M. Karas no se dejó inflenciar, al calificar a los crímenes de “viles”. La ex bailarina nudista de Hialeah, de 56 años, no asistió a la sentencia, algo que Karas calificó de “un acto final de cobardía”, de acuerdo con los que estuvieron presentes en la corte.


Novack, quien ordenó a los sicarios que le sacaran los ojos a su esposo, ahora verá poco más que el interior de una prisión federal. Ella pasará el resto de sus días en un mono amarillo y tenis, y dormirá en un catre de la prisión. Conocida como una persona a la que le gustaba despertarse tarde, Novack se verá obligada ahora a levantarse todos los días al amanecer para hacer tareas como limpiar los pisos o pelar papas.

Su nueva vida estará lejos de sus días en el jet set, en que bebía champaña y tenía criados para que le cocinaran y le limpiaran.

Con su condena, Narcy Novack pierde todos los derechos al botín que esperaba reclamar después de los asesinatos. Aunque ella estaba designada como la única beneficiaria de una fortuna estimada en $10 millones, bajo el Estatuto de Asesinos de la Florida ahora pierde todos los derechos a su fortuna y Karas también ordenó que se confiscaran todos sus bienes personales.

Novack y su hermano, ambos nativos de Ecuador, fueron encontrados culpables en junio de planear el asesinato del 12 de julio del 2009 de su esposo de 53 años de edad, hijo del fallecido Ben Novack Sr., quien construyó el hotel Fontainebleau en Miami Beach. Narcy Novack creyó que su esposo la iba a dejar por otra mujer, por lo que quedaría con sólo una parte de su fortuna.

Bajo el testamento de Ben Novack Jr., su madre, si hubiera vivido, hubiera sido nombrada como encargada de la fortuna y recibiría $200,000 en efectivo más $2,500 mensuales. Aunque Narcy Novack recibiría el balance de la propiedad de su esposo y dinero, como encargada, Bernice Novack, de 86 años, habría ejercido un gran control y es probable que le hubiera hecho la vida difícil a su nuera, a quien acusó en una ocasión de tratar de envenenarla.

Howard Tanner, el abogado de Novack, alegó que su clienta debería ser sentenciada a 27 años, en vez de cadena perpetua, al alegar que su hermano planeó el asesinato de su suegra. Como hizo durante el juicio, Véliz alegó que la hija de Narcy, May Abad, planeó las muertes, una acusación que los fiscales desecharon hace años.

Al sentenciar a los hermanos, Karas habló sobre una carta que recibió de Doug Reynolds, uno de los vecinos de Bernice Novack. Reynolds destacó que si Novack recibía 27 años, como sugirió su abogado, ella vería la libertad cuando estuviera a mediados de sus 80, una edad semejante a la que Bernice Novack tenía cuando ella le quitó la vida. Karas agregó que sería una injusticia si los asesinos de Bernice Novack fueran capaces de vivir su vida en libertad cuando Bernice no pudo hacerlo.

“Creo que la mejor parte de todo es que Bernice obtuvo justicia”, dijo el detective Terence Wilson, el principal investigador.

Andrea Sneiderman




DEKALB COUNTY, Georgia – Un juez sentenció Andrea Sneiderman a cinco años de prisión, menos el tiempo que ya estuvo en prisión, después que un jurado la encontró culpable de nueve cargos de los trece que pesaban en su contra incluyendo perjurio y falso testimonio a la policía, en la investigación de la muerte de su esposo Rusty Sneiderman.

El juez de la Corte Suprema de justicia del Condado de Dekalb, Gregory Adams, condenó a cinco años por cada cargo, pero al mismo tiempo mostró indulgencia al sentenciarla a solo cinco años en prisión.
Un gran jurado la declaro culpable a la viudad Andrea Sneiderman de mentir sobre un romance que tuvo con Hemy Neuman, el hombre que le quito la vida a tiros en noviembre del 2010 a Rusty Sneiderman, en las fueras de un jardín infantil del área de Dunwoody.


Andre Sneiderman tenia puesto los grilletes en los tobillos y el traje color naranja que indica que es prisionera, cuando se presento en el estrado para escuchar la sentencia del juez Gregory Adams.
Los abogados defensores de Sneiderman, se mostraron satisfechos al escuchar la sentencia, ya que el fiscal del Condado de Dekalb estaba pidiendo como mínimo 20 años de prisión para la acusada.
El abogado defensor Tom Clegg señaló que Sneiderman no tuvo ninguna participación en el asesinato de Rusty Sneiderman, trayendo a colación que otro personajes famosos como el ex presidente Bill Clinton y la estrella de béisbol Barry Bonds, tambien fueron acusados por perjurio.


Entre tanto Steve Sneiderman hermano del occiso, dijo que su cuñada ” Es un delincuente común, le mintió a su familia, ella le mintió a sus amigos, y le mintió a esposo Rusty “.


Los abogados de ambas partes no podrán hacer comentarios sobre la decisión que hizo el jurado este lunes.


Cuando Andrea Sneiderman escucho el veredicto, no mostró ninguna emoción.


Mientras que los sus padres y amigos que estaban sentados en la sala quedaron atónitos; Entre tanto al otro lado de la sala, se encontraba la familia de Rusty Sneiderman, los cuales mantuvieron sus emociones bajo control.

Megan Huntsman





21 abril 2015

Megan Huntsman deberá pasar al menos 20 años tras las rejas antes de poder solicitar libertad condicional. Pero es probable que pase el resto de sus días tras las rejas.
Una mujer de Utah, Estados Unidos, fue codenada a al menos 20 años de cárcel por haber matado a seis de sus hijos recién nacidos dos minutos después de cada parto.

Megan Huntsman, de 40 años, recibió seis sentencias de entre cinco años y cadena perpetua por cada uno de los crímenes.

Por órden del juez Darol McDade tres de dichas condenas serán consecutivas y las otras tres concurrentes, reportó la televisora local KLS.

Eso significa que la mujer deberá pasar al menos 20 años tras las rejas antes de solicitar libertad condicional.

Pero los fiscales adelantaron que es probable que tenga que pasar el resto de su vida en la cárcel.

Cajas en el garaje
Huntsman fue arrestada el año pasado, después de que se encontraran los cuerpos de sus bebés en cajas de cartón en la que había sido su casa.

Huntsman era consumidora habitual de metanfetamina y declaró que no quería a los bebés.
En febrero de este año se declaró culpable de seis asesinatos.

La policía informó que los bebés nacieron entre 1996 y 2006.

Los pequeños fueron asfixiados o estrangulados por su madre inmediatamente después de nacer.

Según las autoridades, Huntsman puso los cuerpos en bolsas plásticas y los guardó después en unas cajas de cartón en el garaje de su casa de Pleasant Grove, a 75 kilómetros al sur de Salt Lake City.

Cuando se mudó dejó las cajas en el garaje. Hasta que fueron encontradas por su exmarido, Darren West, en abril del año pasado.

También hallaron en el lugar un séptimo bebé, al parecer nonato.

Según informaciones policiales, la mujer era consumidora habitual de metanfetamina y "no quería los bebés".

Más adelante, ante el tribunal declaró que quería asumir la responsabilidad por las muertes.

Funcionarios informaron que West era el padre de los bebés fallecidos, pero que no era sospechoso en el caso. Él y Huntsman tienen otros tres hijos en común.

En abril 2014 el hombre acababa de ser puesto en libertad después de pasar ocho años en prisión por delitos de drogas y había acudido a la casa a recuperar algunas de sus pertenencias cuando hizo el macabro hallazgo.

Aino Nykopp-Koski




22/12/2010 18:09:37 HELSINKI, 22 Dic. (Reuters/EP) - El Tribunal de Distrito de Helsinki sentenció este miércoles a cadena perpetua a una enfermera acusada de matar a cinco pacientes ancianos con dosis letales de medicamentos y de intentar asesinar a otros cinco. La corte encontró a la imputada, Aino Nykopp-Koski, culpable de cinco cargos de asesinato, cinco cargos de intento de asesinato, tres de asalto con agravantes, tres de robo, y posesión de drogas ilegales.
Cadena perpetua para una enfermera acusada de asesinar a 5 pacientes

Las muertes ocurrieron en hospitales, centros de acogida y residencias privadas entre los años 2004 y 2009. Nykopp-Koski, que se declara inocente de los cargos que se le imputan, recurrirá la decisión del tribunal, según explicó su abogado Heikki Lampela, quien señaló que su cliente está "impactada" y considera que "el veredicto no se ajusta a la verdad".

Christine Malèvre




París 1 FEB 2003
Christine Malèvre, de 33 años, enfermera, fue condenada ayer a 10 años de cárcel, tras ser declarada culpable de seis asesinatos de pacientes por el jurado. Malèvre, que trabajaba en el hospital de Mantes-la-Jolie, admitió en 1998 haber "acelerado" la muerte de varios enfermos terminales. En los interrogatorios llegó a autoinculparse de 30 "eutanasias", y alegó haber actuado siempre con aquiescencia del enfermo o para evitarle dolores.

Ante el jurado, en la Audiencia Provincial de Yvelines, Christine Malèvre sólo reconoció haber dado muerte a dos personas, pero aceptó que en otros dos casos, por error en las dosis de medicamento, pudo haber contribuido a la muerte súbita del enfermo. La acusación le reprochaba siete asesinatos, pero el jurado sólo ha considerado probados seis.

La condena a diez años de prisión es relativamente benigna -el máximo legal para un caso como el suyo era de perpetuidad, con un mínimo de seguridad de 22 años sin posible reducción- gracias a que la acusación pública estimó durante el juicio encontrarse más "ante una infeliz totalmente desbordada por las circunstancias" que ante "una asesina en serie de jeringuilla venenosa". El fiscal consideró también como atenuante que jugaba a favor de Malèvre "la insuficiente formación" que la enfermera había recibido para trabajar "en un servicio en el que cada año mueren no menos de 80 personas".

Lo cierto es que Malèvre se contradijo en numerosas ocasiones a lo largo del proceso y perdió el control de sí misma en repetidas oportunidades. Sus supuestos actos de eutanasia aparecieron contaminados por la personalidad inestable de alguien que está fascinado por la muerte.

Algunos de los enfermos tenían aún por delante varios meses de vida y en condiciones en absoluto dramáticas. Para su defensor, la condena a Malèvre es hija "de la hipocresía de una sociedad que habla de cuidados paliativos o de acompañamiento de enfermos terminales" y no es capaz de mirar a los ojos a "la realidad de la eutanasia". Varios médicos admitieron ante el jurado "haber precipitado la muerte de enfermos incurables con una sobredosis de medicamentos".

Para el fiscal, y parece que también para los jurados, el "caso Malèvre no permite abrir el debate sobre la conveniencia o no de legalizar la eutanasia".

Timea Faludi


BUDAPEST 02/12/2002 06:00 H
Un juzgado de primera instancia de Budapest condenó ayer a nueve años de prisión a una enfermera por el asesinato entre mayo de 2000 y febrero de 2001 de al menos cuatro ancianos enfermos en el hospital Nyiro Gyula de la capital magiar. Aunque se sospecha que la enfermera Timea Faludi, de 25 años, apodada el Ángel Negro por la prensa local, podría haber matado a más deuna docena de ancianos, el tribunal encargado del caso sólo consideró probado el homicidio de cuatro personas y el intento de asesinato de otras tres.Jozsef Szogyényi, abogado de Faludi, declaró que recurrirá la sentencia porque «no se ha podido demostrar fehacientemente» la autoría de los crímenes. En su opinión, la enfermera «tiene graves problemas psíquicos y un fuerte deseo de figurar», por lo que pudo haberse inventado su participación en la muerte de los enfermos.ConmociónEl caso causó un gran escándalo en febrero del año pasado en Hungría, donde la población siguió conmocionada la historia de la joven enfermera acusada de matar a enfermos terminales en un hospital. Faludi modificó varias veces sus confesiones a la policía y, mientras una vez afirmó haber inyectado cócteles de medicamentos y de sedantes a los enfermos «por compasión», en otras ocasiones dijo que nunca hizo tal cosa y sólo violó la prohibición de poner inyecciones intravenosas.

Milena Quaglini




Milena Quaglini, es una viuda negra italiana responsable de 3 asesinatos, entre 1995 y 1998, en Bascapè, Pavía. Sus víctimas fueron hombres maduros entre ellos su esposo, quienes murieron por objetos contundentes. Quaglini confesó haber cometido los crímenes motivada por venganza, ya que según ella todas sus víctimas habían intentado agredirla sexualmente.

Lila Young : Butterbox babies. La verdadera historia.

Lila Gladys Coolen, hija de Salem y Coolen Bessie, era hija de una familia con fuertes lazos hacia la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Antes de su matrimonio con William Peach Young (nacido el 11 de enero 1898), Lila fue una maestra de escuela en Fox Point, Nueva Escocia. William era un ministro laico de la iglesia Adventista del Séptimo Día, de Memramcook, Nuevo Brunswick. 

Antes de su matrimonio, en 1923, William se graduó en el Colegio Médico Eangelista. Se consideraba un médico misionero y se dedica a la difusión del evangelio a lo largo de la costa sur y, al mismo tiempo a cuidar de los enfermos.

Los Young se trasladaron a Chicago y en 1927, William se graduó de la Escuela Nacional de Quiroprácticos. También en 1927, Lila se graduó de la Escuela Nacional de Obstetricia y de matronas.

Regresaron a Nueva Escocia y en 1928 fundaron "El Sanatorio de la vida y la salud - Donde los enfermos se mejoran. Trabajando en sus dos pisos, y 4 recámaras, apenas les alcanzaba para llegar a fín de mes. Lila comenzó a trabajar de partera. Un año más tarde, La Casa de Maternidad ideal y Sanatorio, especializado en servicios de maternidad, y donde atendían a madres solteras, vió la luz del día.

Los Young garantizaban la privacidad y la discreción, evitaban la publicidad y ofrecían la promesa de proteger a las jóvenes madres de los chismes. A su llegada, la cuota, que oscilaba entre $ 100 y $ 500, se hacía efectiva. La tarifa era a cambio de alojamiento, comida, y por la entrega y la adopción del bebé. El ajuar era un extra de $12.

Si un bebé moría en la casa, había una cuota de entierro de $20, la que cubría un velo por $5 y el resto era dado a los Young por su presencia en el entierro. La tarifa también incluía el costo de un ataúd de pino blanco con esquinas de inglete, muy suave y siempre forrado en raso. Los "ataúdes", eran de hecho, cajas de productos lácteos, obtenidos de una tienda local de abarrotes.

Al parecer, los Young protegían sus intereses al hacer firmar a las madres solteras, contratos legales, que le daban a William, poder y autoridad sobre los bebés y sus adopciones. Si la madre soltera no firmaba el contrato dentro de los 14 días del nacimiento de su hijo, se le cobraba una cantidad adicional de $30. Con un salario promedio, en aquel momento, de entre $ 4 y $ 8 por semana, muchas mujeres estaban en deuda con los Young por más de $300, al momento en que se iban.

La madre soltera podía trabajar para cubrir sus gastos, si no tenía suficiente dinero para pagar por ellos. Con todos los honorarios y por las ventas de los bebés, los Young fueron capaces de comprar la Casa de Maternidad Ideal y se hicieron los propietarios en 1933. A algunos padres que fueron a la casa de maternidad sólo por los servicios del parto, se les dijo que su hijo había muerto, cuando en realidad no fue así. Ese niño podría ser dado en adopción, dependiendo de las necesidades y de los deseos de sus clientes. Los Young podían separar gemelos o hermanos, o recrear; familias completas, para acomodarse a las necesidades individuales de cada pareja.

La adopción se estaba convirtiendo en un gran negocio en Nueva Escocia. Muchas parejas, a quienes les resultaba imposible adoptar un niño en los Estados Unidos, estaban más que dispuestos a hacer contribuciones generosas a los Young, a cambio de un niño. Por supuesto, muchos de los niños fueron adoptados por padres ricos, pero no todas las adopciones eran legales.

Los bebés que eran puestos en adopción, eran vendidos por un precio que podía llegar hasta los $10.000. Desafortunadamente, no todos los bebés eran sanos o aptos para la adopción. Cualquier niño que estaba enfermo, tenía un defecto de nacimiento o era de piel algo escura, era considerado inaceptable y se le condenaba a morir de hambre. Se lo alimentaba solamente con una mezcla de agua y melaza, con lo que se esperaba que muriera de inanición en aproximadamente dos semanas. Los bebés que murieron fueron enterrados en cajas de madera utilizados para transportar productos lácteos, que es de donde proviene el término bebés de cajas de mantequilla.

Cada caja estaba forrada en satín y los cuerpos de los infantes eran enterrados en un terreno baldío, al lado de un cementerio cercano a la casa de maternidad, tirados al mar o eran quemados en el horno de la casa. Algunos bebés que estaban sanos, terminaron muriendo debido a las condiciones insalubres y a la falta de atención médica, en la casa de maternidad ideal. No fue sino hasta que estuvieron en pleno negocio, que se vieron obligados a contratar a una enfermera registrada.

Es probable que los padres adoptivos nunca supieran si su hijo era o no un gemelo separado, o si el niño había sido robado en secreto, a su madre natural, la cual creía que su hijo estaba muerto. Estaban por siempre agradecidos, de haber pagado entre $1.000 y $10.000 por su bebé elegido.
A mediados de la década de 1940, los honorarios pagados de las jóvenes embarazadas a los Young por sus servicios, se estima que recaudó US $60.000 por año. Sin embargo, es fácil ver que la verdadera fortuna se hizo por la venta de los bebés, ya que se estima que la mitad de éstos fueron vendidos por $5.000 cada uno. Con base en el número estimado de nacimientos, la cifra asciende a más de tres millones de dólares anuales.

Su reputación aumentó, al igual que el número de nacimientos y adopciones, y los Young expandieron su casa para acomodar a más jóvenes embarazadas. En 1939, con la hipoteca pagada en la casa de maternidad, construyeron su propia casa, que tenía nueve habitaciones.

El negocio continuó su crecimiento y en los años que siguieron, los Young compraron automóviles nuevos, compraron más tierras y su riqueza creció como lo hizo su hogar. Su casa origianl, una vez, sólo una pequeña casa de campo, era ahora una mansión (para los estándares de la época) de 54 habitaciones, con 14 cuartos de baño y nueve guarderías. Adornada con un torreón y una glorieta, con jardines artísticamente diseñados al estilo inglés, los Young estaban ahora viviendo la buena vida, libres de hipotecas.

Sin embargo, su vida no estuvo exenta de problemas. En 1933, el Partido Liberal llegó al poder y el Dr. Frank Roy Davis fue nombrado para dirigir la oficina de Salud Pública. El Dr. Davis había escuchado rumores sobre el número de muertes de los recién nacidos y pasó su tiempo en el cargo, vigilando atentamente la Casa de Maternidad Ideal. Para hacer frente a las preocupaciones, los Young se vieron obligados a contratar a su primera enfermera registrada ese mismo año, sin embargo, la casa siguió funcionando sin una licencia autorizada.

butterbox babies

El hogar de maternidad se las arregló para operar sin licencia por más de 17 años, incluso después del 4 de marzo de 1936, cuando los Young fueron acusados ​​de dos cargos de homicidio, debido a la muerte de una joven y de su bebé, pero tuvieron éxito en ganar el caso después de un juicio de tres días. El Ministro de Salud Pública, el Dr. Davis, ordenó a la Policía Montada investigar todas las muertes conocidas en la casa de los Young, el principal problema era el número de muertes no reportadas. Un empleado, Glen Shatford, admitió más tarde haber enterrado entre 100 y 125 bebés en un campo, propiedad de los padres de Lila, junto al cementerio Adventista, cerca de Fox Point. En un caso, un niño no identificado yació durante cinco días en el cobertizo de herramientas de los Young, antes de ser enterrado.

Absueltos de los cargos de homicidio, fueron acusados ​​de fraude y se les mantuvo bajo constante escrutinio. Sin embargo, con todos los políticos y personas prominentes, que habían utilizado los servicios de Young durante tantos años, el negocio continuó con el apoyo de algunos.

En 1940, se modificó la Ley de las casas de maternidad y cuando los Young solicitaron una licencia, les fue rechazada. Cinco años más tarde, se les ordenó cerrar la casa. A pesar de esa orden, continuaron publicitando "bebés preciosos para su adopción". El Dr. Davis, decidido librar una guerra contra la casa y comenzó a investigar algunas de las adopciones. El estado de Nueva Jersey, colaboró ​​en un intento de eliminar las adopciones ilegales y el tráfico de bebés. Tanto los EE.UU. y Canadá vigilaron cuidadosamente el transporte no autorizado de bebés sin la aprobación del gobierno. Para eludir la vigilancia, los Young persuadieron a las madres a viajar a los EE.UU. con sus bebés. Después de muchas apariciones en la corte, numerosos cargos y multas que pagar, los Young cerraron la Casa de Maternidad ideal el 17 de noviembre de 1945, con la intención de abrir un hotel. Numerosos artículos desfavorables en los periódicos sobre los Young, llamaron su atención. Ella trató de demandar por difamación, pero perdió. Lo problemas legales continuaron y ésto eventualmente condujo a la ruina de la reputación de los Young. Abandonaron Nueva Escocia en la quiebra completa, después de haber vivido allí durante 35 años.

William y Lila Young tuvieron cinco hijos. Dos se quedaron en Nueva Escocia, dos se mudaron a Ontario y uno se fue a los Estados Unidos. Un incendio en 1962, quemó su casa de maternidad, el cáncer acabó con William varios años más tarde y Lila volvió a la enseñanza cerca de Fox Point. Ella murió de leucemia a la edad de 70 años. Fue enterrada en un cementerio Adventista, no muy lejos de donde enterró a cientos de niños, en cajas de mantequilla, funerales a los que asistió a un costo de $15. En su tumba está escrita la leyenda: Hasta que nos volvamos a ver


En 1997, amigos y sobrevivientes de la Casa de Maternidad Ideal celebraron un servicio conmemorativo en memoria de los niños que no sobrevivieron y erigieron un monumento dedicado a ellos. Las familias de nacimiento de estos bebés se encuentran dispersos en el Canadá y en los EE.UU. Muchas madres nunca buscaron a sus bebés (que habían sido adoptados por familias ricas), porque se les dijo que habían muerto.

Bette Cahill, escribió un libro al respecto, llamado "Butterbox Babies".

Y consecuentemente, se realizó una película basada en el libro de Cahill, llamada "Butterbox Babies", en el año 1995. Con Susan Clark en el papel de Lila Young.

Claudia Moya




Alfredo Turcumán (28) y Claudia Moya (23) no llevaban una vida normal. Aunque su amor era muy profundo y apasionado, como indicaban en Facebook, también vivían escenas de terror donde los golpes y las denuncias eran una constante. Precisamente, hace una semana él fue a la comisaría de San Juan (Argentina) para acusarla por agresión. Los policías no le hicieron caso y se burlaron de él, días después murió en el hospital. Había sido apuñalado por su esposa.

La hermana de Alfredo, Luján Turcumán, contó que cuando él fue a la comisaría, los agentes no tomaron su denuncia y le gritaron: “Sos un maricón”. Él regresó a su casa y ahí fue apuñalado por Claudia, quien además está embarazada.

El juez que investiga el caso tomó en consideración la agresividad de la mujer, otras denuncias por los mismos temas que tenía en su contra por parte de dos exparejas y su propia confesión.

“Ella dice que fue en defensa propia, pero se está investigando”, dijo un fiscal del caso.

La hermana de Alfredo publicó en Facebook el siguiente mensaje para despedir a su hermano: “Te acompañé hasta el último día, esa es mi paz. Que Dios te cuide mientras nos esperas arriba”.

“Una parte nuestra se va con vos y una parte tuya queda con nosotros, no se supone que fuera así”, dijo.

Anita Smithey



Anita Smithey, la mujer del Condado Seminole hallada culpable del asesinato de su esposo, fue sentenciada a 40 años en prisión.

Smithey, de 46 años, fue hallada culpable de asesinato en segundo grado en noviembre. Ella enfrentaba la cadena perpetua por la muerte a tiros de Robert Cline III.

Durante su juicio, Smithey alegó que disparó contra Cline luego de que el hombre la violó. Pero los fiscales dijeron que las declaraciones que ella hizo durante la investigación de la muerte de Cline probaron lo contrario.

Ante sala llena, el juez escucho este lunes una serie de testimonios de impacto.

Uno por uno, cada lado presento su parecer sobre Cline y Smithey.

Eric, el hijo de Cline, y Stephanie, la hija de la víctima, compartieron anécdotas y recuerdos que tienen de su padre.

Melinda Cline, la hermana de Robert, dijo que su hermano "se fue para siempre, y el impacto es más profundo de lo que uno puede expresar".

La defensa presento a cuatro personas - el padre, el hermano, el hijo y la mejor amiga de Smithey - ellos todos pidieron al juez que no le impusiera la cadena perpetua a Smithey, y presentaron un cuadro de una mujer abnegada, solidaria y buena madre.

"Le pido a Dios que este con usted. Su vida está en sus manos", dijo Jessica Flores al juez, ella es la amiga de Smithey. "Le ruego que tenga piedad".

Luego de eso, la fiscalía volvió a relatar detalles específicos del crimen y presionaron para que el juez impusiera la cadena perpetua, recordándole al juez que Smithey disparo en dos ocasiones contra su esposo, de quien estaba separado.

La defensa, por su parte, pidió la sentencia más baja permitida, que es de 25 años. Pero fue el juez quien tomo la decisión final e impuso a Smithey una condena de 40 años.

A fin de cuentas, la fiscalía y la familia de Cline parecían estar complacidos. Pero la defensa, no satisfecha con el resultado, pidió un nuevo juicio.

Si Smithey cumple su sentencia completa, tendrá 86 años cuando salga en libertad.

Sarah Allman



Sarah y Stevie, nacidas y criadas en California, quienes desde pequeñas eran objeto de confusión por parte de sus vecinos, aunque sus personalidades opuestas aclaraban cualquier duda.
La noche del 1 de julio de 1997, los bomberos respondieron a un llamado de auxilio en una casa de Oakland, California. Cuando llegaron, vieron a una mujer salir de su casa con la parte inferior de su vestido en llamas.
Ella se identificó como Stevie Allman, de 52 años, una secretaria desempleada quien sufrió quemaduras de primer y segundo grado en sus brazos y piernas.
Ella declaró a las autoridades que sospechaba que el incendio había sido provocado por traficantes de drogas con los que había tenido diferencias porque les reclamaba sus acciones en el barrio.
Sin embargo, una investigación demostró que el fuego había sido provocado por dos bombas incendiarias colocadas dentro del mismo domicilio.
El tema es que la mujer también era conocida por la Policía de Oakland, pues ella había servido como “soplona” al proporcionarles cintas de video que demostraban la presencia de narcotraficantes en la barriada.
Luego, una tercera bomba explotó en la casa y Stevie recibió un gran reconocimiento público, fue prácticamente tratada como una heroína porque se pensó que estaba siendo víctima de los delincuentes, quienes le cobraban su valentía.
Aún desde su cama de hospital, ella insistía en retar a los supuestos narcotraficantes. Entretanto, el gobierno local ofreció una recompensa de 50 mil dólares para quien ofreciera datos sobre los culpables, y a su vez le reconstruyeron por completo la vivienda a la mujer.
Pero el exceso de atención hizo que las autoridades detectaran algo extraño y descubrieran lo impensable: Stevie en realidad era Sarah, su hermana menor, con quien había estado viviendo durante los últimos 20 años.

10 dic. 2017

Melissa Ann Shepard



Melissa Ann Shepard no es tan inocente ni tan dulce como cualquiera –incluidas sus últimas parejas– podría pensar. Ella es mejor conocida como la “Viuda Negra de Internet”, una mujer que arrastra un historial delictivo que ahora preocupa a las autoridades canadienses.

A sus 80 años y luego de casi tres de permanecer tras las rejas por haber puesto droga en el café de Fred Weeks durante su luna de miel, la Viuda Negra quedó en libertad el 18 de marzo, y nadie sabe a ciencia cierta si irá en busca de una nueva víctima o si sus días terminarán sumidos en una completa calma.

“La Policía canadiense está alertando a los solteros pensionados sobre que no están del todo convencidos de que sus días salvajes (los de Melissa Ann) hayan quedado atrás y que deberían estar vigilantes de Shepard”, destacó esta semana el International Business Times.

Quizá una advertencia de este tipo le habría ahorrado un periodo de hospitalización a Weeks, además del tiempo invertido junto a una mujer en la que no podía confiar.

Cuando empezó su relación, Weeks jamás habría podido anticipar que estaba frente a quien la Policía de Halifax, Nueva Escocia, recién describió como “una delincuente con un alto riesgo de volver a cometer delitos”.

El expediente delictivo de Shepard se abrió en 1977, cuando comenzó a cumplir sentencias por más de 30 condenas distintas por fraude. La Viuda Negra de Internet estuvo en líos con la justicia hasta 1991 por dichos delitos.

Un año más tarde, Shepard fue condenada a seis años de cárcel por homicidio involuntario tras haber drogado a su segundo esposo, Gordon Stewart, y haberle pasado por encima dos veces con un carro. En aquel momento, la defensa alegó que su marido había intentado violarla y que ella actuó en defensa propia.

Shepard estuvo en prisión hasta 1994, cuando salió bajo libertad condicional. En ese mismo año, formó parte del documental Cuando las mujeres matan, producido por el Consejo Nacional de Cine de Canadá y que trataba sobre las víctimas de abuso doméstico que terminaron por atacar a sus parejas.

Años más tarde, la Viuda Negra vio en el mundo de las citas por Internet una oportunidad, y así conoció a quien días más tarde sería su tercer esposo, Robert Friedrich, de 83 años.

El hombre falleció en el 2001 por un paro cardíaco un año después de que se conocieron. Shepard no enfrentó cargos en esa ocasión, pese a que los hijos de Friedrich intentaron probar que la mujer le había suministrado una sobredosis de medicamentos que lo llevó a la muerte.

Según International Business Times, Shepard recibió decenas de miles de dólares como herencia, y así continuó con su vida.
La Viuda Negra usó el nombre Melissa Ann Friedrich en el sitio americancouples.com varios años atrás. Entonces, decía tener 66 años . Foto: Captura de pantalla

En el 2005, fue sentenciada a cinco años en prisión en Florida, luego de que se declarara culpable de siete cargos por falsificación y robo a Alex Strategos, a quien conoció por Internet.

Luego de concretar una cita, Shepard manejó desde Canadá hasta Florida y pronto se mudó a vivir con su nueva víctima. “Lo primero que pensé fue que parecía muy agradable”, relató a la BBC Strategos, hoy de 84 años.

El hombre asegura que Shepard le puso una sustancia en su helado y que le robó unos $20.000 durante las semanas en las que permanecieron juntos. “Me internaron en el hospital”, dijo Strategos. “Ella me envió allí”.

Shepard debió cumplir cinco años más de prisión y al salir, se mudó a una casa para jubilados en Canadá.

Una noche, la Viuda Negra tocó a la puerta de su vecino, Weeks, y le dijo que se sentía sola; él contestó que también se sentía solo y fue así como comenzó el último romance de Melissa Ann.

Se casaron por lo civil en la sala de Weeks y se marcharon de luna de miel a Terranova. Durante el viaje, la anciana le dio a su cuarto esposo una mezcla de los sedantes Lorazepam y Temazepam, lo que lo dejó incapacitado para conducir el auto e incluso hasta para amarrarse los zapatos.

Al llegar al hospital, el personal médico detectó drogas en su organismo y Shepard fue enviada de nuevo a prisión. Se suponía que estaría tras las rejas durante nueve meses más, pero un juez le concedió la libertad condicional.

Lo cierto es que Ann ya no podrá tener la vida normal de bajo perfil que solía llevar. Debe reportar cualquier nueva relación amorosa para que la Policía pueda informarle sobre su historial.

Además, la Viuda Negra ya no podrá tener actividad en redes sociales y ni siquiera puede poseer un dispositivo con acceso a Internet.

Amanda Taylor



Amanda Taylor llevó al límite su obsesión por su ex marido y por las redes sociales. Tanto, que no le importó contar cada detalle de su duelo tras el suicidio de Rex -así se llamaba el chico en cuestión- ni tampoco los entresijos de cómo mató a su propio ex suegro, Charles. La joven culpaba al anciano de la muerte de su pareja, por eso decidió acabar con su vida propinándole 31 puñaladas, hacerse un selfie y enviarlo a un amigo que gestionaba una web sobre asesinos en serie.

La autofoto como prueba del crimen puede suponer una nueva era para las investigaciones policiales. Lo cuenta el británico Mirror. La chica, de 24 años y natural de Ironto, acusaba a Charles de haber introducido a su hijo en el mundo de las drogas cuando el joven apenas contaba 15 años. Su adicción llevó a Rex a la depresión y finalmente al suicidio, algo que Amanda no pudo superar.

Eligió el día en que su ex pareja habría cumplido años, el 27 de marzo, para cometer su crimen y luego lo narró en su cuenta. "He apuñalado a mi suegro hasta la muerte porque él destruyó a mi marido", escribió para acompañar a un selfie junto al cuerpo sin vida de Charles. Su historia no quedó ahí. Amanda eligió poco después otra red social, Instagram, para subir una imagen del revólver con el que pretendía quitarse la vida, pero las autoridades lo impidieron al detenerla antes de cometer el suicidio.
La joven fue encarcelada y el pasado 12 de noviembre fue condenada a cadena perpetua por asesinato en primer grado. El tribunal reconocía los problemas familiares y psiquiátricos de la joven, pese a lo cual había tenido 2 hijos de 8 y 3 años junto a Rex.

Las imágenes de los pequeños continúan colgadas en su perfil de Instagram, que al mismo tiempo está repleto de imágenes cruentas. La cuenta sigue siendo actualizada por un administrador desde fuera de prisión que responde a las insistentes preguntas sobre el estado de Amanda y cuenta que la chica se encuentra en buen estado en la celda donde previsiblemente pasará el resto de su vida.