27 feb. 2011

Charlotte Bryant



Fred Bryant de 26 años de edad, un soldado inglés estacionado en Irlanda en el año 1922, durante el periodo conocido "los apuros", la guerra de guerrillas. Parecía un buen partido para la joven Charlotte de 19 años. Después de todo, Fred era un oficial de la policía militar en el regimiento de Dorset y con una vida por delante. Charlotte era una muchacha agradable de cabello negro y una mirada realmente seductora que enamoraba a los soldados británicos quienes la apodaron "Darkie".

Fred hizo sus servicios durante la 1ª Guerra Mundial y cuando finalizó su deber, locamente enamorado de los encantos de Charlotte, volvió a su casa de Somerset (Inglaterra) con ella. Poco después se casaron. Fred consiguió un trabajo como granjero y se instaló en una granja de vacas en Over Compton, a unos 4 km. de Yeovil. Con el trabajo le dieron un pequeño chalet. Las cosas no funcionaron, Charlotte estaba totalmente desilusionada con ser la esposa de un granjero de bajo salario. Ella deseaba tener la acción que había sido tan prominente en Londonderry, con cientos de soldados, como en la película de "soldado y caballero".

Charlotte caía en brazos de los muchachos locales cuando se le presentaba la oportunidad. De vez en cuando, su vida terrenal sexual se interrumpía para dar a luz a un bebé. Durante su turbulento matrimonio, Charlotte y Fred tuvieron cinco hijos de los que era discutible la identidad de la paternidad. Charlotte aceptaba dinero de los agradecidos muchachos quienes apreciaban sus muchos encantos. No vayamos a endulzar la realidad.

Charlotte se convirtió en una prostituta a tiempo parcial. También se aficionó al diabólico ron con pasión. La irlandesa de pómulos rosados se deterioró. Para empeorar las cosas, Fred, como Rhett Butler antes que él, simplemente no le importaba un rábano. Así era como Fred lo veía, "No me importa lo que ella haga. Cuatro libras por semana son mejores que 30 garbanzos." En diciembre de 1933, Charlotte conoció a un gitano llamado Leonard Parsons. Tenía una buena apariencia de tipo duro y otros atributos que eran menos obvios para los observadores normales. El encuentro casual cambiaría la vida de Charlotte.

A Charlotte no le importaba nada que Leonard estuviera casado con una mujer llamada Priscilla Loveridge, ni que había cuatro pequeños en casa. Ella invitó a Leonard para la cena de Navidad. Durante la cena, Leonard que era vendedor, se quejó de que estaba separándose de su mujer y necesitaba un lugar adecuado donde vivir, el tonto de Fred inmediatamente le invitó a trasladarse a su casa. La oferta fue aceptada agradecidamente. Inicialmente, Fred y Len se llevaban fabulosamente, y ¿por qué no? Por casi nada, le dieron a Leonard casa y comida. Por nada, en absoluto, también le dio a Charlotte.

En 1934, Fred perdió su trabajo y el chalet, pero consiguió un empleo en la granja de Coombe, un pueblo a las afuera de Sherbourne. El amante de su esposa

también se trasladó con la familia. Pero ya bastaba. El lugar estaba llenísimo. Después de varios meses Fred insistió en que Leonard tenía que marcharse, lo que precipitó una verdadera discusión y Leonard se marchó. Entonces Charlotte recogió sus cosas y se marchó con dos de los niños. Tres días más tarde, regresó a los brazos comprensivos de Fred. La paz no duró mucho, Leonard le envió a Charlotte un telegrama pidiéndole una reunión. Charlotte le enseñó el telegrama a Fred y los dos decidieron encontrarse con Leonar en el pueblo de Babylon Hill. Una turbulenta pelea casi terminó en tragedia, pero este desarrollo violento se evitó cuando los tres elementos del triángulo amoroso estuvieron de acuerdo en regresar al chalet de Fred para vivir juntos. Allí, Charlotte compartió su cama con Leonard mientras su marido se quedaba en el sofá. Para complicar más la situación, Charlotte se quedó embarazada. A los 39 años Fred enfermó tras comerse el bocadillo que Charlotte le preparó.

Con fuertes dolores estomacales y ayudado de un vecino que le indujo a vomitar, mejoró. El médico le diagnosticó gastroenteritis. Tres meses más tarde tuvo otro ataque similar y una vez más, Fred mejoró rápidamente y volvió a sus obligaciones en la granja.
El 11 de diciembre, Fred cayó enfermo. Charlotte preguntó por su seguro, pero le informaron que su esposo estaba demasiado enfermo como para ser cubierto. Charlotte, ahora atrapada con un esposo enfermo y abandonada por su amante, encontró un nueva amiga, una viuda cuarentona, Lucy Malvina Ostler. Lucy se fue a vivir al chalet para acompañar a Charlotte y ayudarla. Justo antes de las navidades, Fred empeoró peligrosamente. Vomitó hasta que finalmente, a las 9:00 a.m., fue trasladado al Hospital Yeatman en Sherbourne. Fred falleció esa misma tarde.

Una autopsia indicó que su muerte fue debida a envenenamiento con arsénico, se encontraron 4,09 gramos en su cuerpo así como en sus uñas, el veneno se le había administrado durante un largo periodo de tiempo.

25 feb. 2011

Kathryn Schoonover


Kathryn Schoonover pudo haberse convertido en la mayor asesina en serie de nuestros días, sobrepasando con creces el "récord" del soviético Andrei Chikatilo, pues preparaba antes de ser detenida, un asesinato masivo con cianuro que podría haber llenado su lista negra con más de un centenar de víctimas...

Aunque pueda parecer increíble y casi de ficción, esta mujer de 50 años fue arrestada el pasado domingo 23 de agosto de 1998 en Marina del Rey, California, tras ser encontrado en su poder más de cien bolsitas de plástico llenas de cianuro. Schoonover, preparaba las bolsas como si fuesen muestras de productos vitamínicos dentro de folletos publicitarios. Cada una de las bolsas iba incorporada a un folleto que promocionaba supuestas sustancias nutritivas, compuestos para mejorar el rendimiento atlético y para adelgazar. El incidente de esta tranquila localidad, situada a unos dieciséis kilómetros de Los Angeles, obligó a poner en estado de alerta a todas las oficinas de la región.

La terrible mujer pensaba enviar los sobres con cianuro por correo a destinatarios de todo el país, elegidos al parecer, al azar... Fue descubierta accidentalmente por un usuario de la oficina postal, al que llamó la atención ver cómo la sospechosa llenaba las bolsitas plásticas con polvos de un recipiente marcado con los típicos signos de peligro que identifican a las sustancias peligrosas, una calavera con dos huesos entrecruzados.

Según se dijo más tarde, ninguno de los fatídicos sobres llegó a ser depositado en los buzones de Marina del Mar, pero se ignora si pudo haber comenzado los envíos en otras localidades...

19 feb. 2011

Gertrude Baniszweski


Ocurrió en 1966 y el escenario fue el sótano de una casa de un pueblo de Indiana. Allí apareció el cadáver de Sylvia Likens, una joven de 16 años que fue torturada por Gertrude Baniszewski, una ama de casa madre de seis hijos que retuvo a esta chica y le profirió una lenta agonía permitiendo la vejación de la chica por parte de sus hijos, además del silencio de algunos vecinos que sospechando lo que ocurría no se decidieron a dar la voz de alarma.

Silvia Likens y Jenny, su hermana menor, fueron dejados al cuidado de Gertrude Baniszweski mientras sus padres se ausentaban para trabajar en las ferias estivales en Florida. Las dos niñas ya conocían a los hijos de Gertie, quien ganaría unos muy necesitados 20 dólares a la semana por esa molestia. En el verano de 1965, Sylvia, de 16, y Jenny, de 15 años, se mudaron con Gertie y su prole en el 3850 East New York St., en la pacífica ciudad de Indianápolis, Indiana. Sylvia era una chica agradable y callada a quien todos querían. En seguida cooperaba y ayudaba con el planchado y los platos. Jenny también era una adolescente bastante callada. Había nacido con la pierna izquierda encogida. Más allá de su discapacidad, se las arreglaba para bailar y montar en patinete.

Gertrude tenía la paranoia de que Sylvia era una prostituta y excusándose en ese motivo golpeaba a Sylvia a la menor ocasión, a pesar de que las primeras semanas la convivencia fue relativamente plácida. Poco a poco, la madre de familia fue cogiendo una manía atroz a la chica con la que pudo desplegar todas sus frustraciones ante la pasividad de la chica. Gertrude incitaba a sus seis hijos y a los jóvenes de su barrio a burlarse de Sylvia y a abusar de ella. La ataban y luego la golpeaban. También la increpaban y la quemaban con cigarrillos.

Especialmente cruel era el trato que daba a Sylvia uno de los hijos, Coy Hubbard, quien tenía 15 años, pesaba 85 kilos y medía casi dos metros. Le gustaba practicar judo y le encantaba lanzar a la chica por el aire como su mejor “sparring”. En el sótano de los Baniszewski, había un viejo colchón, que, se suponía, le proveería a Sylvia un suave aterrizaje. Coy, normalmente, calculaba mal, y Sylvia aterrizaba con un crujido en el piso de cemento. Todo el mundo se reía. Nadie, incluyendo a Jenny, hizo nada al respecto. Después de todo, el único adulto cuidándolos era Gertie, y ella quedaba deleitada con esas prácticas. En una ocasión, Richard Hobbs dejó inconsciente a Sylvia durante tanto tiempo que todo el mundo pensó que se había muerto.

Se convirtió en un juego horroroso orquestado por una mujer diabólica que estaba descargando las desgracias de su vida en una chica joven. En muchas ocasiones, era arrojada escaleras abajo al sótano, lo que era la sórdida cárcel en la que quedaba recluida la chica. Los chicos la sumergían en baños extremadamente calientes. Cuando era sacada, su cuerpo estaba rojo por el calor. Una vez se desmayó y fue arrastrada fuera del agua por el pelo. Sylvia, ahora cubierta por quemaduras de cigarrillos y otras heridas causadas luego de ser lanzada por el aire y arrastrada por el piso de cemento, sufrió como una de las hijas le pasaba sal por las heridas.

En su último día, Sylvia estaba prácticamente incoherente. Tenía moretones por todo el cuerpo. y Gertie decidió que debía mojarla con la manguera. Una manguera de jardín fue llevada hasta el sótano. Todo el mundo se rió mientras el agua salpicaba sobre el demacrado cuerpo de Sylvia Likens. Ella no se movió. No pudo hacerlo. Estaba muerta.

La inconsciencia de unos asesinos cegados por su juego macabro provocó que ellos mismos se descubrieran al llamar a la policía con el fin de que reanimará a la chica, convencidos de que con un boca a boca se restablecería.

El 26 de octubre de 1965 el cuerpo de sin vida de Sylvia fue hallado en el sótano de la casa de Gertrude. Estaba recubierto de quemaduras de cigarrillo. En su abdomen estaba tallada la frase "Soy una prostituta y estoy orgullosa de serlo".

Gertrude mostró a la policía cartas en donde Sylvia detallaba su conducta de prostituta. Mas tarde, la policía descubrió que Sylvia habia sido obligada por la fuerza a escribir tales cartas. Los oficiales y médicos expertos concluyeron que el de Likens fue el peor caso de abuso físico que habían investigado en la historia del Estado de Indiana.

La conducta llevada a cabo por Gertrude Baniszewski fue achacada a un trauma arrastrado desde la infancia. Su padre había fallecido cuando ella tenía 11 años, dejando a su madre con seis niños para criar. Cinco años más tarde, a los 16, Gertie dejó el colegio y se casó con John Baniszewski de 18 años. Gertie y John terminaron con el matrimonio tras 10 años. Ella se tomó el tiempo para casarse con Ed Gutherie, pero esta unión sólo duró tres meses. Gertie se dio cuenta de que había cometido un error. Luego cometió nuevamente otro. Se casó nuevamente con su primer marido, John, y tuvo dos hijos más ( ya tenía cuatro) antes de divorciarse de él por segunda vez en 1963.

En 1965, Gertie tenía 37 años y se veía como una persona de 50. Fumaba como una chimenea, sufría de asma, y tenía una batería de otros dolores. Su única entrada económica consistía en lo que podía extraer de los padres de sus hijos. Para llegar a fin de mes, generalmente, planchaba y los días pasaban monótonos y sin alicientes hasta la llegada de Sylvia, que se convertiría en un juguete macabro en la que la familia basaría el poder con el que nunca habían dominado sus propias vidas.

Gertude Baniszewski fue hallada culpable de asesinato en primer grado y sentenciada de por vida en la cárcel en la Prisión de Mujeres de Indiana. Obtuvo su libertad condicional el 4 de diciembre de 1985, tras pasar 20 años en prisión.

17 feb. 2011

Lizzie Borden (no es Asesina en Serie)



El número 92 de Second street (Massachussets) era el hogar de Andrew Borden, un prestigioso e importante hombre de negocios que había hecho su fortuna en el negocio del algodón y era el presidente del banco de Fall River; allí vivía con su 2ª esposa, Abby Borden, y sus dos hijas: Lizzie y Emma.

Mientras que Emma era de carácter frágil e inconformista, Lizzie había heredado el carácter frío y distante de su padre. Ninguna de las hermanas soportaba a Abby, pese a que esta era amable con ellas. Con frecuencia las hermanas comían en sus habitaciones, para no verla. El señor Borden,que obsequiaba frecuentemente a su esposa, compró una granja (que había pertenecido a la familia de su esposa) y pensaba ponerla a su nombre; sus hijas se sintieron desheredadas. Las escrituras se firmarían el 4 de Agosto de 1892.

Ese día la primera en levantarse fue Bridget Sullivan, la sirvienta, más tarde lo harían el señor y la señora Sullivan. Acompañándoles en el desayuno estaba John Morse (hermano de la 1ª esposa de Borden). Esa mañana Lizzie no desayunó con sus padres y Emma estaba en casa de una amiga, a 25 km de Massachussets. Sin embargo, Lizzie bajó a la cocina a tomar café, donde se encuentra con Bridget.

Después del desayuno, John se marchó, Bridget limpiaba los cristales de la casa y Lizzie cambiaba las sábanas del cuarto de invitados. A las 9:30 Andrew Borden se dirige a la ciudad para comprobar como van sus negocios y regresa una hora más tarde, allí se encuentra con Lizzie a la entrada del cuarto de invitados y ésta le informa de que Abby ha tenido que salir; Andrew decide descansar en su sillón y Bridget sube a acostar en su habitación.

Sobre las 11:00 Bridget es despertada por los gritos de Lizzie: "Baja en seguida, padre está muerto; alguien ha entrado y lo ha asesinado". Pocos minutos después llega el doctor, quien examina el cadáver y lo cubre con una manta. En ese momento Lizzie le dice a Bridget que vaya a comprobar si su madrastra ha llegado, ésta sube las escaleras y descubre el cadáver de Abby en el cuarto de invitados, entre la cama y una cómoda.

Andrew Borden estaba en la misma postura en que le vieron la última vez. Había recibido 11 golpes en la cara, uno de los ojos se había salido de la cuenca y la nariz había sido arrancada por completo, su rostro era un amasijo de carne sangrante. Abby yacía boca abajo en el suelo; había sido atacada por detrás y tenía un total de 19 heridas en la cabeza y espalda. El doctor observó que había muerto antes que su marido ya que la sangre estaba coagulada. El forense determinó que las heridas habían sido producidas por un hacha o similar; la policía encontró en el sótano dos hachas sujetas a un tronco de madera que servía como mango.

La principal y única sospechosa era Lizzie, quién mantenía que el asesino había entrado por la cocina. El 7 de Agosto es sorprendida por una amiga mientras quema ropa en el horno de la cocina, aunque ella asegura que son trapos viejos manchados de pintura. El 11 de Agosto es detenida y acusada de parricidio.

Se inició un juicio que fue el acontecimiento de la época: Lizzie pertenecía a la alta sociedad y era difícil creer que una buena chica asesinara a sus padres a hachazos de forma tan brutal. Aún así las pruebas contra ella era abrumadoras: era la única que estaba en la 1ª planta a la hora de la muerte de Abby, se comprobó que la ropa que había quemado era la que llevaba la mañana de los asesinatos, y días antes, había intentado comprar veneno en una farmacia.

Pero durante el juicio, abogados y fiscales se retractaron de sus argumentos; llegando al extremo de pedir perdón a Lizzie por haberla acusado del crimen.

El jurado anunció su veredicto: INOCENTE; el juez estuvo de acuerdo con la decisión. Acto seguido, Lizzie rompió a llorar y pidió que la llevaran a su casa. Aún así, sigue siendo la parricida más famosa de la historia del crimen.............

14 feb. 2011

María Nataly Barahona Riveros


Tenía 23 años cuando fue detenida por el homicidio de sus 2 hijos de 2 y 4 años, para después tratar de suicidarse, pero fue salvada en un hospital de Paillaco, en la provincia de Valdivia, XIV Región de los Rios, en Chile, el crimen fue perpetrado en agosto de 2008.

Antes de matar a sus hijos, en un ataque de histeria, trato de asesinar a su marido, un policía de su comunidad, al parecer ella le había advertido a su marido que los niños “corrían peligro”, un compañero de trabajo aviso a su marido que algo estaba pasando en su casa, donde se dirigió apresuradamente. En la vivienda halló desmayada a su ex mujer y muertos a sus hijos, quienes yacían sobre sus camas. Los decesos se deberían a una intoxicación. El papá de los niños, fue atendido en el mismo hospital que su María Nataly, el sufrió una fuerte crisis de angustia, también se conoció que Barahona dejó una carta dirigida a su ex marido, explicando las razones que tuvo para matar a sus hijos e intentar suicidarse. Estos motivos se relacionan con el proceso de separación del matrimonio, situación que tenía a la mujer en un estado de depresión.

María Barahona mató a sus hijos con una sobredosis de antidepresivos, el mismo método que habría usado para suicidarse. Después de la autopsia que se realizó en el Servicio Médico Legal de Valdivia, los cuerpos fueron entregados a los familiares para darles sepultura.

Toda vía no se dicta sentencia, pero al parecer pueden darle 15 años de cárcel.

Amanda Knox





Un año después del brutal asesinato de Meredith Kercher, comienzan a conocerse las condenas. La joven estudiante de 21 años, Meredith Kercher, que se encontraba disfrutando de una beca Erasmus en la tranquila localidad de Perugia, en el centro de Italia, apareció degollada el 2 de noviembre de 2007. La policía encontraba su cuerpo semidesnudo, cubierto por un edredón ensangrentado y su garganta degollada. Las principales sospechas apuntaban hacia Amanda Knox, estudiante de intercambio estadounidense de 21 años, que compartía piso con la fallecida; Raffael de Sollecito, italiano de 24 años, estudiante de informática e hijo de un conocido urólogo; y Rudy Guede, de 21 años, perteneciente a Costa de Marfil. Hasta ahora, el único efectivamente condenado ha sido Rudy Guede a 30 años de cárcel por el asesinato y violación de Meredith. Guede que, tras el asesinato había huido de Italia y fue extraditado desde Alemania, ya puede apelar el veredicto.

En cuanto a Raffael de Sollecito y Amanda Knox, ésta última se ha convertido en todo un fenómeno en internet, además de toda una revolución mediática en el Reino Unido. Amanda Knox, tras casi un año de cárcel, reaparecía ante el tribunal de Perugia. La joven, que apenas llevaba dos semanas de relación con Rafael habría sido el cerebro de la operación. En los últimos tiempos, tanto ella como Raffael se dedicaban a publicar en sus respectivos blogs pequeños relatos en torno a violaciones, mujeres drogadas que eran forzadas a realizar sexo mientras se las fotografiaba. También aparecían imágenes de los últimos viajes que la pareja había realizado, como al campo de concentración de Dachau, confesándose nazis. Incluso, la joven se hacía llamar en su propio blog ‘FoxyKnoxy’ (la zorra Knoxy). Material altamente aprovechable para la prensa. Las investigaciones apuntan a que se trató de una escena motivada por Amanda.

Ella forzaría a Meredick a realizar una orgía con Raffael y Rudy y, ante la negativa de ésta, Raffael la violaría y Rudy la sujetaría mientras Amanda la degollaría. La hipótesis principal que se baraja es que los veinteañeros, se encontraban en estado psicotrópico y que se había tratado de “una fiesta de sexo y drogas que salió mal”. La pareja, que también es sospechosa de la simulación de un robo en la casa de los hechos para despistar la investigación, será juzgada el próximo 4 de diciembre de 2008. Mientras tanto, Rudy Guede no puso mucha resistencia, solicitó un juicio rápido (por lo que la pena impuesta es menor), así que poco oculto queda el caso ya. Los detectives del caso se preguntan lo curioso del perfil de Amanda Knox.

Cómo en los días previos al asesinato firmaba en su blog diciendo que se encontraba en el momento más feliz de su vida. Del mismo modo, había un texto en el blog en el que Foxy Knoxy relataba una historia en la que aparecían dos hermanos drogando y violando a una chica, mientras uno le decía al otro “debes aprender sobre las ‘chatis’, que nunca saben lo que realmente quieren”.

Betty Brodericki


Betty era la tercera de seis hijos de un matrimonio católico, la madre de origen irlandés americana y el padre italiano, fundador de una empresa con sus hermanos. Betty asistió a un pequeño colegio Católico para señoritas en Riverdale, Nueva York. Conoció al cual seria su futuro esposo (Dan Broderick) en un juego de fútbol americano entre la Universidad de California del Sur y la Universidad de Notre Dame, donde el era estudiante. Salieron un par de veces y se comprometieron. La familia Dan estaba encantada con la belleza, gentileza, y sofisticación de Betty.

Cuando la pareja se comprometió, Dan ya asistía la Universidad de medicina. La pareja se caso el15 de abril de 1969, en la Iglesia de la Inmaculada Concepción en Eastchester. Tanto Betty como Dan experimentaron duda sobre el matrimonio durante la luna de miel, ella se quejaría mas tarde se sus primeras experiencias sexuales con el. Volvió de su luna de miel embarazada de su hija, pero siguió trabajando hasta días antes del parto. Después, dejó su trabajo y se dedicó a la casa y la maternidad, que, ella declaró, siempre habían sido sus únicas ambiciones. Con el paso de los años dio a luz a cuatro niños mas, uno de los cuales falleció a los pocos días de nacer.

Después del nacimiento de Kim, y después del completar su carrera médica, Dan decidió comenzar sus estudios en derecho en Harvard mientras que Betty tuvo que salir a trabajar para apoyar sus estudios. Más tarde, la familia se mudaría a San Diego, donde Dan tuvo mucho éxito en el campo de la negligencia médica. La pareja era conocida dentro de círculos sociales de San Diego, aunque no en los niveles más altos. Al mismo tiempo, el matrimonio ya problemático, se deterioraba aun mas. Al tiempo, Dan contrato a Linda Kolkena, como su recepcionista y comenzaron un affair.

Betty con el tiempo comenzó a sospechar del asunto por mas que Dan lo negara. Finalmente el decidió irse de la casa familiar y divorciarse. El proveco fue largo y despertó en Betty una obsesión contra su ex marido. Con cierta frecuencia dejaba amenazas en el contestador de su ex. Luego del divorcio, ella compró un revólver, fue hasta la casa de Dan y entro gracias a una llave que había conseguido de su hija mayor. Asesinó a Dan y Linda mientras dormían.

Linda y Dan Broderick están enterrados juntos en el Greenwood Memorial Park en San Diego, California.

13 feb. 2011

Pilar Prades Santamaría


Una de las asesinas españolas que alcanzó más notoriedad en su tiempo fue otra valenciana, Pilar Prades Santamaría, La Envenenadora de Valencia. Tenía una carrera muy prometedora, pero se cruzó en su camino un médico que no quería ver morir a su esposa y finalmente sólo consiguió matar a una mujer. Prades se hizo famosa por sus gritos desesperados clamando por su inocencia y porque fue la última mujer condenada al garrote vil en España (en 1959).

Era una empleada de hogar, de 1,50 metro de estatura, que empezó a trabajar en casa del doctor Manuel Berenguer. Al poco tiempo, la cocinera empezó a padecer fuertes dolores de estómago de origen desconocido e ingresó en un hospital, pasando la envenenadora a ocupar su lugar en los fogones. Y poco después fue la esposa del médico la que sufrió la misma dolencia y fue también ingresada en el hospital. El doctor Berenguer empezó a sospechar de la nueva empleada y descubrió que la dueña de la casa, en la que ésta había trabajado con anterioridad, había fallecido de una dolencia similar. Lo puso en conocimiento de la policía y se descubrió que había sido envenenada con arsénico.

Cuando la detuvieron, Prades reconoció que le había dado "Diluvión", un hormiguicida que contenía esta sustancia, pero dijo que no pretendía matarla, que la quería mucho y que sólo quería que se quedara descansando un par de semanas en la cama porque trabajaba demasiado.

Martha Beck y Raymond Fernández

Su historia conmocionó a la opinión pública en los años cuarenta. Raymond nació en Hawaii en 1914 y se fue a vivir a los tres años a Connecticut (EE.UU.) Era hijo de padres españoles y vivió en España entre 1932 y 1945. Se casó en Orgiva (Granada) con Encarnación Robles y tuvo cuatro hijos. Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó para el Servicio de Inteligencia Británico. Al acabar la guerra decidió regresar solo a Estados Unidos. Hasta entonces era un tipo aparentemente normal, pero en la travesía de vuelta se dio un golpe en la cabeza que le dejó un poco trastornado. A partir de esta fecha, empezó a estudiar magia negra y llegó a la conclusión de que tenía un poder irresistible para las mujeres. Entonces, decidió sacarle partido a sus encantos y durante dos años se dedicó a seducir a más de un centenar de mujeres, a las que dejó sin joyas ni dinero. Para conocer a sus víctimas utilizaba el método tradicional de poner anuncios en la sección de "Corazones Solitarios" de los periódicos.

De esta forma conoció a Martha, una enfermera divorciada de 115 kilos. Aunque se fueron a vivir juntos, Raymond seguía dedicándose a conquistar solitarias, y Martha empezó a celarse. Así que, decidieron matar a las enamoradas, después de desplumarlas, como prueba de que la enfermera era la única que ocupaba realmente el corazón del Casanova. Martha se hacía pasar por la hermana de Raymond y en ocasiones llegaba a dormir con las víctimas para evitar que tuvieran relaciones sexuales con él.

Los acusaron de diecisiete crímenes y los condenaron a pena de muerte por el asesinato de Janet Fay. Fueron ejecutados en la silla eléctrica en 1951, en la cárcel de Sing Sing.

Martha se mostró durante el juicio como una mujer enamorada que habría hecho cualquier cosa por su amor. Pero para la prensa era una gorda inmunda con un repulsivo apetito sexual. Raymond contó que a veces la enfermera se entretenía jugando a las cartas con una futura víctima y que la que ganaba se acostaba con él. (Esto en los años cuarenta era algo terrible). Martha fue más allá y se dedicó a describir los hábitos sexuales de la pareja, que estaban relacionados con el Vudú. Debían ser algo espantoso porque el día que se habló de este tema en la sala de vistas se organizó un tumulto y tuvieron que ir dos docenas de policías a contener al público


Clara L. Harris



La unidad "Mountain View" del Departamento de Correcciones de Texas es un conjunto estéril de edificios rodeados por alambre de púas en medio del desierto de Texas. No es el tipo de lugar donde uno esperaría encontrar a una mujer profesional, con una próspera práctica dental, madre de dos niños, un estilo de vida privilegiado, una casa millonaria y un lujoso automóvil. 

Pero por ahora, este es el albergue de la Dra.Clara Harris, y seguirá siéndolo por los próximos 18 años, a menos que su sentencia por el asesinato de su esposo sea revocada en apelación. Aunque, para Clarita, como le dicen sus amigos, el sistema de justicia que la puso allí no fue justo con ella. "Las cosas no son como parecen," me dijo Harris durante una entrevista de una hora en la prisión. Refiriéndose al famoso video que muestra su Mercedes Benz dando vueltas en el estacionamiento de un hotel, dijo que las imágenes no muestran lo que verdaderamente sucedió aquel 24 de julio del 2002, siete días después que se entero que su esposo le era infiel. 

Según los fiscales, ella pasó su automóvil 3 veces por encima de su esposo David Harris en un ataque de celos. Ella no niega haberlo golpeado, pero dice que las ruedas de su coche nunca pasaron por encima de su cuerpo después del impacto inicial. Lo que realmente se ve en el video, asegura, es el auto pasando por encima de un área cubierta de hierba que divide el estacionamiento.

Sin embargo el jurado la encontró culpable y, justo cuando debía celebrar su onceavo aniversario de bodas, la sentenció a 20 años tras las rejas. Si el castigo parece leve es porque el jurado considero el estado de "pasión súbita" que pidió la defensa en el proceso de sentencia. Fue, precisamente el video filmado por un investigador privado que la propia dentista de origen colombiano contrató para seguir a su esposo y a su amante, la evidencia más fuerte en su contra. Pero existe otro video que según la Dra. Harris, demuestra su inocencia. Se trata de una simulación computarizada creada por un especialista en reconstrucción de accidentes. "El hizo el video basado en el mapa de las marcas que hizo la llanta. 

El tomó 1.400 medidas para mostrar cómo había ocurrido todo," dijo. Pero cuando al especialista le preguntaron en la corte si había incluido otras marcas de llantas que la policía detectó, dijo que no. El juez no permitió la simulación como evidencia. "Si los jurados hubieran visto eso se hubieran dado cuenta que el carro jamás paso por encima de el mas que una vez, fue solo una llanta, una sola vez. Fue un accidente," insiste. Ella espera que una segunda apelación permita lo que considera su derecho, de poderle mostrar el video a un nuevo jurado
.
Recontar los hechos que precedieron a la tragedia es una experiencia traumática para ella. Desde el momento en que su amado David le dijo que había otra mujer, hasta la tarde en que comparó su cuerpo con la delicada figura de su amante. Clara recuerda como trató desesperadamente de adelgazar, hizo una cita con un cirujano plástico, no dormía en toda la noche, para satisfacer el apetito sexual que la amante había despertado en él.

Describe con desdén la llamada telefónica de los investigadores privados diciéndole donde encontrar a su esposo con su amante. Pero desde el momento en que los vio saliendo del elevador del hotel, asegura que su mente se separó de su cuerpo y mantiene turbia la memoria sobre lo que sucedió después. Dice que nunca fue su intención golpearlo, mucho menos matarlo. Tan sólo quería detener a la mujer que le quitaba a su hombre.

Sin proponérselo, Clara Harris se convirtió en heroína para mujeres que quisieran matar a sus maridos infieles. Pero con lágrimas en los ojos me dijo: "Odio eso. No es un acto de gloria. Se necesita una persona muy estúpida para pensar que esa es la mejor solución que puede una mujer tomar en un momento así."

Harris está pagando un precio muy alto por su ataque de celos. "La prisión está cada vez peor," dice. Pero el estar alejada de sus hijos es lo más duro que ha tenido que enfrentar. Culta y distinguida, a esta ex reina de belleza le comienzan a salir hilos de plata en su sien. Y no pasa un día sin que reviva la pesadilla de esa noche de pasión. Esa noche en la que al perder control de su auto, le dio un giro mortal a su vida.

Deanna Laney


Un fiscal de Texas describió cómo una madre golpeó la cabeza de su niño con una piedra y luego llevó a sus dos hijos mayores fuera de su casa e hizo lo mismo con ellos, matando a ambos. Deanna Laney, de 39 años, ha sido acusada de dos cargos de asesinato en las muertes de sus hijos Joshua (de 8 años) y Luke (6) un cargo de heridas de su hijo de 15 meses, Aaron, quien sobrevivió al ataque. El primer testigo en el juicio en Tyler, Texas –que se inició el lunes- fue el operador del servicio de emergencias quien identificó la grabación del desapasionado llamado de Laney señalando que había matado a sus niños con una roca.

Laney, quien se ha declarado inocente por razones de demencia, permaneció sentada durante las presentaciones iniciales del proceso con la cabeza agachada, llorando levemente. Los fiscales han decidido no buscar la pena de muerte en el caso. El fiscal del condado de Smith, Matt Bingham, dijo a los jurados que era su tarea determinar si Laney era demente o si la fiscalía había probado que ella sabía lo que estaba haciendo cuando aporreó a sus tres hijos. Aaron sobrevivió el ataque del 9 de mayo de 2003 –durante el Día de la Madre- con heridas graves. "Su vista fue afectada, y nunca podrá valerse por sí mismo", dijo Bingham. "En el mejor de los casos necesitará siempre contar con la ayuda de otra persona". Después de matar a Joshua y Luke –afirmó Bingham-, Laney llamó al número de emergencias 911, indicando al operador: "He matado recién a mis chicos. No creo haberlo hecho bien con Aaron". Cuando la cinta de audio fue reproducida en la corte, Laney cerró sus ojos y comenzó a llorar, mientras se escuchaba al operador intentando mantenerla en la línea hasta que las autoridades policiales arribaran. Su esposo –Keith Laney, quien ha apoyado a su esposa- estuvo sentado dos filas detrás de la mesa de la defensa, con su cabeza entre sus manos mientras la grabación era escuchada. El abogado designado por la corte, F.R. "Buck" Files, presentó sus argumentos a favor de la declaración de demencia de su defendida durante las presentaciones iniciales. "Escucharán que era una persona enferma en la búsqueda de estar más cerca de su Dios", dijo Files. "La única explicación que cualquiera de los testigos puede dar sobre su conducta...es que Deanna Laney ... estaba legalmente demente". Files sostuvo que Laney creía que Dios le había dicho que el mundo iba a terminar y que "ella tenía que poner su casa en orden", lo que incluía matar a sus hijos. "El dilema que enfrentó es una terrible para una madre", dijo Files.

"¿Sigue lo que ella cree que es la voluntad de Dios, o le da la espalda a Dios?" Files aseguró que presentaría testigos que corroborarían el amor de Laney por sus chicos así como su creencia de que "la palabra de Dios era infalible". "Su habilidad para discernir lo malo de su acto", dijo. Si el jurado coincide con la posición de la defensa, Laney sería inmediatamente evaluada en un hospital psiquiátrico estatal, donde podría permanecer por el tiempo que dure la sentencia que recibiría si fuera condenada –la pena máxima es de 40 años en prisión.

Andrea Yates


Andrea Yates se declaró inocente por razón de demencia en relación al ahogamiento de sus hijos, en su primera aparición en la corte desde que sus condenas de 2002 por homicidio capital fueran revocadas.

10 ene 2006.- La jueza estatal de distrito Belinda Hill estableció el 20 de marzo como fecha de inicio del juicio nuevo. Yates, de 41 años, seguirá bajo la custodia del Departamento del Alguacil del Condado de Harris hasta que sea juzgada nuevamente por la muerte de tres de sus cinco hijos. Su abogado, George Parnham, quiere que Yates sea enviada al Hospital Estatal Rusk hasta su nuevo juicio. Hasta la semana pasada, Yates había estado encarcelada en la Unidad Penitenciaria Skyview del este de Texas, una prisión psiquiátrica. Ella apareció en la corte el lunes con lentes y el traje anaranjado de una pieza típico de las prisiones estadounidenses. Durante el juicio original, el jurado rechazó el argumento de locura por parte de la defensa de Yates y la declaró culpable de la muerte por ahogamiento en 2001 --en la bañera de la casa-- de tres de sus hijos: Noah, de 7 años; John, de 5; y Mary, de 6 meses. Se presentó evidencia sobre el ahogamiento de los otros dos hijos: Paul, de 3 años; y Luke, de 2, pero Yates no fue acusada de esas muertes. Yates fue condenada por dos homicidios capitales y sentenciada a cadena perpetua. Su condena fue revocada en enero pasado por la corte de apelaciones del estado debido al testimonio del psiquiatra forense Park Dietz, especialista presentado por la fiscalía . El testificó que poco antes de que Yates presuntamente matara a sus hijos, la serie de televisión "Law and Order" transmitió un episodio sobre una mujer con depresión postparto que ahogó a sus hijos. Tal episodio no existió.

"Aunque a nadie le gusta la idea de otro juicio, nuestra meta seguirá siendo buscar justicia para Noah, John, Paul, Luke y Mary", dijo el lunes la fiscal Kaylynn Williford. Los abogados de la fiscalía y de la defensa señalaron que están negociando un acuerdo, pero agregaron que determinaron no discutirlo públicamente. Ambas partes dijeron que se están preparando para un juicio. Para probar demencia en Texas, un acusado debe demostrar que sufrió una enfermedad o daño mental severo, y que no sabía que sus acciones eran malas.

Amy Grossberg


Unos piden implacables la pena de muerte, otros les compadecen por su inocencia perdida de la manera más cruel. Brian Peterson y Amy Grossberg, dos estudiantes universitarios, se declaran «no culpables» de la muerte de su hijo recién nacido, hallado en el cubo de basura de un motel 12 de noviembre de 1996. Si Brian y Amy fueran negros y vivieran en Harlem, el caso pasaría prácticamente inadvertido entre la letanía diaria de sucesos. Pero resulta que los dos jóvenes, de 18 años, son ricos y blancos, hijos de «familias bien» con residencia en Nueva Jersey. El caso tiene dividida irreconciliablemente en dos a la opinión pública americana. Unos están con el fiscal, que estima el caso como un homicidio en toda regla. Otros respaldan la versión del abogado defensor, que considera que el bebé sufría malformaciones congénitas y lesiones cerebrales antes del alumbramiento. Brian y Amy, casi al unísono, entonaron la palabra «inocente» durante la vista preliminar, el pasado martes. El juicio, que traerá previsiblemente regueros de morbo y tinta, se celebrará en septiembre. 

Las grandes cadenas de televisión están presionando para poder transmitir en directo el drama. Los dos jóvenes no se veían las caras desde que fueron detenidos hace un mes. No pudieron tocarse, por imperativo judicial, aunque compartieron el mismo banquillo y no dejaron de mirarse, cabizbajos y con lágrimas en los ojos. «¿Cómo estás?», llegó a preguntar él. «Bien, estoy bien», respondió ella. Fueron las únicas palabras que llegaron a intercambiar. Pasado el trauma de la vista preliminar, después de proclamarse inocentes, Amy y Brian se despidieron e ingresaron en prisión preventiva.

El idilio entre ambos surgió en el último año de instituto. Antes de comenzar los estudios en la Universidad de Delaware, hace cuatro meses, Amy estaba ya embarazada. Los dos lo ocultaron a sus respectivas familias. El se lo confesó a los amigos más íntimos; ella, ni siquiera eso («tengo que dejar de comer tanto porque estoy engordando más de la cuenta», le dijo a una compañera de clase un mes antes de dar a luz).

Intentaron abortar ilegalmente, no lo consiguieron. Cuando consideraron que era inminente el momento del parto, inventaron mil excusas para esquivar a sus familias y emprendieron juntos el que sería su último viaje. Amy parió sin asistencia médica en la habitación de un motel de carretera. El recién nacido, según la autopsia, murió casi inmediatamente. Lo arrojaron directamente al cubo de la basura, envuelto en papeles y bolsas. Horas después, Amy tuvo que ingresar en Urgencias con una hermorragia interna. Ante las preguntas insistentes de los médicos, confesó que acababa de parir y dijo que el bebé vino muerto. La Policía halló el cuerpo sin vida del recién nacido y detuvo poco después a los dos jóvenes.

Entre el material incautado, numerosas cartas y un diario de la propia Amy en el que confesaba varias veces su contrariedad por el embarazo y su deseo de deshacerse del bebé. En la vista preliminar, el abogado de los jóvenes, Charles Oberly, pidió que se diera al caso una consideración semejante a la del aborto natural: «La salud endeble de Amy Grossberg y las malformaciones del feto hacían prácticamente inviable la supervivencia del bebé. Ninguno de los dos causó herida alguna al recién nacido». El fiscal, sin embargo, sostiene que el bebé nació saludable y que murió por una fractura craneal causada supuestamente por un golpe.

Catherine Margaret Birnie


David John Birnie (16 de febrero de 1951 - 7 de octubre de 2005) y Catherine Margaret Birnie (nacido en 1951) fueron una pareja de asesinos en Australia muy famosos. Ellos asesinaron a cuatro mujeres de edades comprendidas entre los 15 a 35 en su casa en la década de 1980, y trató de asesinar a otra, Estos crímenes fueron contemplados en la prensa como el Moorhouse asesinatos, después de la Birnies dirección a las 3 en la calle Moorhouse Willagee, un suburbio de clase obrera de Perth, Australia.

David era el mayor de cinco hijos. En sus años de formación, vivió en el barrio semi-rural de Wattle Grove, Amigos de la escuela y feligreses de la Iglesia Bautista Wattle Grove de recordar el período de la familia disfuncional como particular; abundaron los rumores sobre la familia de la promiscuidad, el alcoholismo y que participan en el incesto. En los años 1960, sus padres decidieron trasladarse la familia a otro suburbio de Perth, donde se había reunido Catherine mutuo a través de amigos A los 15 años, David dejó la escuela para convertirse en un aprendiz de jockey de Eric Parnham en una carrera de cerca de Ascot curso. Durante su tiempo allí a menudo dañado físicamente a los caballos y desarrollado las tendencias de un exhibicionista.. En una noche especial, David irrumpió en la casade una anciana y la dejo desnuda con las medias por encima de su cabeza y fue primer cometido la violación.

Por el momento en que fue un adolescente, había sido condenado por varios delitos y ha pasado tiempo dentro y fuera de la cárcel por delitos menores y delitos graves. Como un adulto, era un conocido el sexo y la pornografía adicto, y paraphiliac. Estaba casado con su primera esposa durante sus primeros años 20 y tuvo un bebé hija. A finales de 1986, David Birnie trabajaba en un local de automóviles demoledores. Durante más de un año y Catherine David había practicado cómo hacer que sus fantasías de violación sexual y asesinato hecho realidad, ya que fue semanas de cometer su primer crimen horrible.

Catherine Birnie

Catherine Birnie también nació en 1951, a los 2 años fue cuando su madre, Doreen, murió dando a luz a su hermano, quien murió dos días más tarde, incapaz de hacer frente a ella, su padre, Harold, había enviado su distancia a vivir con su abuelos maternos. A la edad de diez años, hubo una disputa de custodia que el padre de Catherine adquirida la custodia exclusiva de Catalina de nuevo.

A la edad de 12 años, conoció a David Birnie, y por la edad de 14 años estaba en una relación con David, Harold le rogó a ella en varias ocasiones que dejara a David, por el hecho de que ella estaba en problemas con la policía local todo el tiempo. Pero la desaprobación de su relación sólo reforzó su amor por el. Su tiempo en prisión a lo largo de su adolescencia Catherine ofrece la oportunidad de romper con David Birnie. Alentada por un oficial de libertad condicional, Catherine comenzó a trabajar para la familia McLaughlin como poseedor de una casa. Ella se casó con Donald McLaughlin en su 21o cumpleaños. Ella y McLaughlin había siete niños, y su primogénito, un hijo, fue golpeado y asesinado por un coche en la infancia. Cuatro semanas después del nacimiento de su séptimo hijo, ella abandonó McLaughlin y comenzó conviven con Birnie, que en el seguimiento de su hospital después de que ella había tenido una histerectomía. She had her surname legally changed by deed poll to match his, and reportedly was emotionally dependent on him. Ella tenía su apellido legalmente cambiado por escritura encuesta para que coincida con el suyo, y habría sido emocionalmente dependiente de él.

El 6 de octubre de 1986, de 22 años estudiante de María Neilson convertido en la Birnie casa a comprar neumáticos de automóvil. Birnie había abordado en su trabajo en el astillero y piezas de repuesto que había sugerido que se llame por su casa para una mejor negociación. As Neilson entered the Birnie house, she was seized at knife point, bound and gagged and chained to the bed. Neilson como entró en la casa Birnie, fue incautado en el punto de cuchillo, ataron y amordazaron y encadenado a la cama. Ella le preguntó sobre qué preguntas le convirtieron en los más; de esta manera ella sabe que María Neilson eventualmente tienen que morir.. La llevaron al Parque Nacional de Gleneagles, donde David Birnie la violó de nuevo antes de su estrangulamiento con un cordón de nylon y su apuñalamiento en el corazón, ella fue enterrada en una tumba. El segundo asesinato el 20 de octubre, cuando secuestraron a 15 años Susannah Candy como ella caminó a lo largo de la autopista en Claremont Stirling. En unos segundos de estar en el coche, tenía un cuchillo en su garganta y sus manos estaban obligados. Fue llevado a la Birnie casa, donde se vio obligada a enviar cartas a su familia diciendo que había huido a Queensland con sus amigos antes de ser amordazado, encadenado a la cama y la violó.. Después de David Birnie terminó de violarla, Catherine Birnie metió en la cama con ellos, y David Birnie tratado de estrangular a la niña con el cordón de nylon, pero ella se convirtió en histérica y se enloquece. El Birnies obligados píldoras para dormir en su garganta para calmar su abajo, y una vez Susannah estaba durmiendo, David poner un cordón de nylon alrededor de su cuello y Catherine apretarse el cable lentamente hasta que dejó de respirar. They Ellos enterraron Susannah Candy someras graves en otro Estado en un Bosque. El 1 de noviembre, vieron de 31 años de edad Noelene Patterson al lado de su automóvil en la carretera Canning, que había quedado sin gasolina, mientras que en su camino a casa desde su trabajo como gerente en la barra de Nedlands Golf Club.. Una vez dentro del coche, que había celebrado un cuchillo a su garganta, fue atado y dijeron que no se mueva. Fue llevada de nuevo a la calle Moorhouse David Birnie donde la violaron en repetidas ocasiones después de que fue amordazada y encadenada a la cama.. Que había decidido el asesinato Noelene Patterson esa misma noche pero David Birnie mantuvieron preso en la casa durante tres días y hay indicios de que había desarrollado sentimientos emocionales para Noelene Patterson. Rápido de aviso, un celoso Catherine hizo un ultimátum, que habría de matar a Noelene o matarla ella misma.. Inmediatamente forzado una sobredosis de pastillas para dormir en su garganta y su estrangulado mientras dormía.. Se llevaron su cuerpo al bosque y enterrados junto con los demás. Catherine Birnie reportedly got great pleasure in throwing sand in Patterson's face. Catherine Birnie presuntamente tiene el gran placer de tirar arena en la cara de Patterson. El 5 de noviembre, que secuestraron a 21 años de edad, Denise Brown, ya que estaba esperando un autobús en la autopista Stirling. Aceptó un ascensor de la Birnies, al punto de cuchillo, Denise fue llevada a la casa en Willagee, encadenado a la cama y la violó, la tarde del día siguiente fue llevada a la plantación de pinos Wanneroo. Seguridad en el aislamiento de los bosques, David Brown, Denise Birnie violada en el coche mientras que la joven esperó a la oscuridad, a medida que arrastra la mujer del coche, David Birnie asaltado y hundido de nuevo un cuchillo en el cuello, mientras que Denise fue violarla. Convencida de que la niña había muerto, cavaron una tumba superficial y establecer en su cuerpo, pero Brown senté en la tumba; David Birnie entonces agarró un hacha y golpeó dos veces en su plena vigencia en el cráneo, con él antes de enterrar su cuerpo en la tumba.

Su última víctima, y la única víctima de sobrevivir sus ataques, fue de diecisiete años, Kate Moir. Corrió desnudo y llorando en un supermercado el 10 de noviembre de 1986 e insistió en ver a la policía, cuando llegó la policía, que alegó que había sido secuestrado a punto de cuchillo por una pareja que se había llevado a su regreso a su casa y encadenado a una cama, y que el hombre había reiteradamente violada su mujer, mientras que el observado. A la mañana siguiente, mientras que el hombre fue en el trabajo, la mujer desencadenó ella y la obligó a llamar por teléfono a sus padres a decir que había pasado la noche en casa de un amigo y estaba bien. Entonces la mujer le llevó de nuevo a la habitación, pero dejó de responder a la puerta antes de obtener su, entonces la niña se escapó por la ventana. Ella dijo a la policía el número de teléfono y la dirección de la joven que había secuestrado a ella. Cuando la chica y la policía llegó a la Birnies de residencia, Catherine Birnie admitió que reconoció a la niña, pero se negó a responder a ninguna pregunta más sin su marido. Cuando la policía trajo David Burnie esposas en casa, la pareja afirmó que la niña no había sido secuestrado, pero había llegado voluntariamente a la casa para compartir un bong con el Birnies, y que todos los de la actividad sexual había sido consentida.

Cuando envió a juicio, David Birnie se declaró culpable de cuatro cargos de asesinato y un cargo cada uno de secuestro y violación. Cuando se le preguntó por qué se declaró culpable, que un gesto hacia las familias de las víctimas y dijo: "Es lo menos que podía hacer. Después de ser suficiente para encontrar sano juicio, Catherine Birnie también fue condenado a cuatro penas de cadena perpetua por el Tribunal Supremo de Australia Occidental. David Birnie inicialmente se celebró en la cárcel de máxima seguridad de Fremantle, pero pronto se trasladó a régimen de aislamiento se le vengan a daño de los demás presos. El original el corredor de la muerte de células se convirtieron para él y se quedó allí hasta que la prisión se cerró en 1990.. La célula puede ser visto en la Gran Escape Tour celebró todos los días a la prisión de Fremantle. Mientras se encontraba en prisión, Birnies intercambió más de 2.600 cartas, pero no se les permitía cualquier otra forma de contacto. Birnie David fue hallado muerto en su celda en la cárcel de Casuarina, el 7 de octubre de 2005. Que había cometido suicidio por ahorcamiento, ya que fue debido a comparecer ante los tribunales por la violación de un compañero preso al día siguiente.

Catherine Birnie es encarceladoa en la prisión de Bandyup , donde ella es la jefa bibliotecaria. Su primera solicitud de libertad condicional en 2007 fue rechazada, y el entonces Fiscal General de Australia Occidental, Jim McGinty, dice que su liberación es poco probable mientras él permaneció en el cargo. Su caso se volverá a revisar en 2010, sin embargo, el 14 de marzo de 2009, de Australia Occidental nuevo Fiscal General cristiana Porter Catherine Birnie revocada la libertad condicional no período, convirtiéndola en la segunda mujer australiana que sus documentos marcados "nunca a ser liberada ".

Genevieve Lhermitte


La familia feliz que parecían componer Genevieve Lhermitte y Bouchaib Mokadem no lo era tanto. La madre que el miércoles, cuchillo en mano, dio muerte a sus cinco hijos pequeños se encontraba, efectivamente, en tratamiento psiquiátrico, víctima de una depresión que la agobiaba desde hace seis años. Por lo visto, se sentía desbordada por las obligaciones domésticas y familiares y su marido, frecuentemente de viaje, no le resultaba un apoyo suficiente para hacerles frente.

La explicación última de la tragedia vivida esta semana en la pequeña localidad belga de Nivelles parece ocultarse, por lo tanto, en los recovecos de la fragilidad humana, aunque una serie de circunstancias –las ausencias frecuentes del marido, su extracción cultural radicalmente distinta de la de Genevieve, los antecedentes familiares de esta–, apuntan un cuadro complejo en el que los altos niveles de exigencia personal de la madre para con sus hijos, y unos patrones de comportamiento resultantes, por lo visto, más de un modelo idealizado de convivencia que de la realidad de la pareja, habrían terminado abocando a Genevieve a una contracción básica de la que no supo salir ni con apoyo psicológico, y que intentó conjurar acabando con el motivo de sus desvelos –sus hijos–, y con su propia vida.

En Bélgica, ayer, la tragedia era motivo de congoja común. A falta de una explicación formal de lo sucedido, que la Justicia prepara tras haber oído al marido, y con Geneviève recuperándose de sus heridas, afloraban circunstancias de la vida de la pareja que pueden haber desempeñado algún papel en el drama.

Geneviève, por ejemplo. De ella dice Catherine, una de sus dos hermanas, anoréxica, que se crió en una familia que veía a las tres como inútiles, chicas que no acertaban en los estudios. Catherine dice que Geneviève quería crear una gran familia, y encontrar el cariño que había echado en falta en su hogar. Profesora, abandonó su profesión en 1990, cuando conoció al que sería su marido, Bouchaib Mokadem.

De este su marido se sabe poco. Tampoco nada de su comportamiento merece la consideración de infrecuente. Musulmán –pues festejaba la Fiesta del Cordero–, mantenía relaciones normales con el vecindario, aunque sí que es cierto que viajaba mucho, debido a su supuesta condición de representante de productos farmacéuticos. Catherine dice que llevaba un mes de vacaciones en Argelia, y que Geneviève no había tenido noticias de él.

Los profesores del colegio al que iban los niños consideraban a Mokadem un hombre estricto. Algunos testimonios dan cuenta de que el padre había obligado a los niños a seguir el Ramadán y que Yasmine, la mayor, se había presentado un día en el colegio con el velo islámico. Ante el estupor de los compañeros, se echó a llorar.

Los profesores de Yasmine sabían también que Bouchaib quería hijos, no hijas, y que la alta natalidad familiar respondía a la búsqueda de un chico.

Griselda Blanco



Griselda Blanco organizó la distribución masiva de cocaína en Miami y Nueva York ampliando su nefasta influencia en 25 ciudades estadounidenses, convirtiéndose de esta manera en una de las piezas claves de los carteles colombianos en la década del 70, abriendo el camino a Carlos Ledher y Pablo Escobar.

Para mantenerse en el poder sembró la violencia y el terror en su mas siniestras modalidades. En ese entonces era una mujer bella pero sedienta de sangre. Para demostrar que no andaba en minucias no tuvo reparos en mandar al otro mundo a su primer marido y padre de tres de sus cuatro hijos, Carlos Trujillo, volándole los sesos con una ráfaga de metralleta que, ante las autoridades, dijo ser un accidente. Con otras variantes despachó a otros dos consortes ganándose con justicia el apelativo de Viuda Negra.

Su organización empezó a consolidarse en 1971 con las “burriers” que reclutaba en cabarets y lenocinios, creciendo su fama de bisexual. En pocos años ganaba montañas de dólares por lo que 1978 organizó su ejército de sicarios, a los que denominó Los Pistoleros, para afincarse en Florida. Uno de los tres sicarios sobrevivientes, Miguel "Paco" Sepúlveda fue el que organizó las sangrientas vendettas en los añosn 70 y princioios de los 80.

La leyenda de la Madrina llegó al clímax en 1979 cuando la mafiosa decidió acabar con las deudas a dos de sus competidores mediante el argumento indiscutible de las balas, en un tiroteo que puso en alerta a los agentes de la DEA sobre la amenaza real de esta perversa mujer. Los investigadores estadounidenses Guy Gugliotta y Jeff Lein,, en su libro “Los Reyes de la Cocaína” relatan este episodio en un capítulo denominado Dadeland y cuya primera parte reproducimos textualmente: En un calurosos día del mes de julio de 19979,m un camión Ford blanco de reparto entró en el aparcamiento del Dadeland Mall, el centro comercial más grande del sur de Florida. El observador atento habría notado que no se correspondían los letreros que llevaba a uno y otro lado. (“Happy Time Complete Party Suply”).

Las letras se habían trazado toscamente con pintura encarnada. Al pie de ellas figuraba un número de teléfono pero quien lo hubiera utilizado no habría tenido información sobre el suministro de artículos para fiestas.

(....)El vehículo blanco había llegado a Dadeland porque tenía una cita con Germán Jiménez Jiménez el cual efectuaría una compra en la Crown Liquors. Jiménez ocupaba lugar destacado entre los traficantes de cocaína de Miami: los hombres del camón se dedicaban a la misma actividad. Como Jiménez eran colombianos. ... A las 2.20 de la tarde Jiménez y Juan Carlos Hernández, su guardaespaldas de 22 años de edad, aparecieron en el aparcamiento de Dadeland en un sedán Mercedes Benz. Dejaron una automática Browning de calibre 9 mmm. Cargada en el suelo de la parte posterior y entraron desarmados en la Crown Liquors.

Pidieron una botella de Chivas Regal al dependiente Thomas Capozzi, el cual señaló a un estante de la derecha. Hernández fue en busca de la bebida. Precisamente entonces dos hombres se apearon del camión y avanzaron por el establecimiento. Uno asestó una Beretta 380 provista de silenciador contra Jiménez y abrió fuego. El otro le apoyó con una pistola ametralladora Ingram MAC-10. Los tiradores rociaron de balas a Jiménez y Hernández, haciendo añicos las botellas de los anaqueles. Hernández murió donde estaba: cayó de espaldas y el Chivas Regal quedó intacto en el pavimento junto a su codo izquierdo. Jiménez se desplomó de bruces, cuando quiso escapar hacia la entrada, con parte de la cabeza destrozada por cuatro o cinco proyectiles del calibre 45 de laMAC-10. Capozzi, herido por una bala perdida que le dio en el hombro derecho yb le desgarró el tórax, salió trastrabillando del establecimiento.

Los disparos se estrellaron contracajas de licor y vino, y el techo. El hombre de la MAC –10 gastó las treinta municiones del cargador y puso uno nuevo. Morgans Perkins, auxiliar de 18 años que almorzaba en la trastienda, corrió al oír la conmoción. Vio a un individuo de camisa alba y pantalón oscuro apretando el gatillo. Perkins se escondió detrás del mostrador, reptó hasta la puerta delantera, voló a través del aparcamiento y se metió debajo de un automóvil. (...) Con el propósito de cubrir su retirada, el trío del camión tiroteó indiscriminadamente cuanto había en el aparcamiento, En su frenesó, hicieron fuego contra su mismo espejo retrovisor. (...) Había una guerra de la cocaína , y hacía meses que aparecían cadáveres de los colombianos en Miami y el condado circundante de Dade.

La leyenda macabra de Griselda Blanco crecía con cada venganza de la mafia pero ella no solo ocupaba a sus sicarios para asuntos de negocios sino también personales. En 1982 empezó la persecución de Chucho Castro, uno de sus amantes que había escapado temeroso de terminar en el cementerio. Los pistoleros secuestraron a su hijo y le colocaron la metralleta en la cabeza. El hombre tuvo que regresar al lecho de amor hasta que la Madrina se cansó de sus lloriqueos y mandó que le volaran los sesos. La Viuda Negra inspiró tal miedo que ninguna persona se atrevía a atestiguar contra ella. Entre 1981 y 1984, Blanco comenzó a fumar una forma red para la distribución de cocaína y se comenta que su adicción, agudizado con el crack, le hicieron perder lentamente la razón. La Ley de Griselda empezaba a declinar en un crepúsculo de sangre y destrucción.


12 feb. 2011

Christina Marie Riggs



Christina Marie Riggs nació en el año de 1971, Christina vivió un infierno durante su niñez, su hermano abuso sexualmente de ella antes de los 6 años, y después un vecino tomo el “relevo” , a los 16 años quedo embarazada y dio a su hijo en adopción, estudio enfermería y se caso con Jon Riggs, se separaron, regresaron y ella quedo embarazada de otro hombre, y terminaron casados, pero había demasiado problemas y Jon termino golpeando a su hijo y el niño termino en el Hospital.

Tuvo un brote depresivo muy fuerte y el 4 de noviembre de 1997, Riggs reunió los medicamentos que se necesitan para hacer la mezcla para la inyección letal que se les inyecta a los reclusos condenados obtuvo el antidepresivo Elavil, Riggs dio a los niños una pequeña cantidad de Elavil ponerlos a dormir. Luego, coloco a cada uno de sus niños en sus camas después le inyecta a Justin sin diluir el cloruro de potasio. Después el niño fue ahogado con una almohada. A continuación, se trasladó a la cama de Shelby. Riggs decidió renunciar a la inyección de cloruro de potasio a causa de el dolor que el había causado a Justin. Ella opto pot asfixiar a su hija con una almohada. Riggs coloca a los niños de lado a lado en su cama y cubierto con una manta. Escribió notas de suicidio a su madre y su ex marido Jon Riggs. Se tomó 28 comprimidos de antidepresivos, normalmente una dosis letal, y se inyecta a sí misma con suficiente de cloruro de potasio puro, como para matar a cinco personas.

Entró en vigor el Elavil, y cayó inconsciente al piso, Christina Riggs quería morir. Sin embargo, no lo consiguió, porque desconocía cómo manipular el cloruro de potasio, su madre encontró a toda la familia y dio aviso a la policía, y fue trasladada al hospital donde fue detenida.

Así pues, cuando fue acusada y la juzgaron, lo pidió a gritos: “Quiero morir. Quiero que me lleven con mis hijos”. Suplicó que la condenaran a muerte y que el verdugo terminara lo que ella no había sabido hacer, el psicólogo que intervino en el juicio afirmó que “la depresión suicida patológica que padecía la incapacitó para hacer algo más razonable. Visto desde fuera, la muerte de estos dos niños es algo horrible. Desde dentro, parece un acto de misericordia”. Para ella, su crimen fue un acto de amor.

Finalmente, lo consiguió. El 2 de mayo de 2000, casi tres años después de haber sido detenida, Riggs fue ejecutada. Esta vez no hubo fallos.

Fue la primera mujer ejecutada en el Estado de Arkansas en más de 150 años., ella cree que va reunirse con sus hijos y será perdonada por dios (jaja)

Caril Ann Fugate


El bueno de Charlie nacio en Lincoln Nebraska en 1938 y como buena basura blanca que era recibió una educación que dejaba mucho que desear, supongo que leer y escribir no eran su fuerte. Charlie siempre guardo buenos recuerdos de su infancia en el pobre hogar familiar con sus 7 hermanos practicando el deporte más popular de Nebraska "tiro al moreno" al contrario que de sus años de estudiante, fue un trauma para el abandonar a su familia para ir a la escuela lo que le convirtió en un niño violento que se peleaba habitualmente con sus compañeros. James Dean seria su gran ídolo, vio todas sus películas numerosas veces y le imitaba en su peinado, ropas y forma de andar.

La nula formación académica no fue un obstáculo para que Charlie no consiguiese un buen empleo como basurero, lo que demuestra que todo es posible en el país de las oportunidades, y una encantadora novia llamada Caril Ann Fugate. Los padres de Carolin no veían con buenos ojos la relación entre su hija adolescente (14 años tenia la chica aunque suponemos que a esa edad en 1938 lo normal en Nebraska seria que ya estuviese casada con algún primo segundo por lo menos) y Charlie. Frustrado el poco respeto que recibía de sus vecinos que le convertían en el objeto de ss burlas a la mínima ocasión y a punto de perder el amor de su vida. Toda esa ira tenia que despertar por algún lado y cuando un dependiente de gasolinera se niega a fiarle un perrito caliente Charlie le pega un tiro en la cabeza con una escopeta. Dos meses después va a visitar a Caril Ann a su casa y una vez allí mata a la madre, al padrastro y al hermano pequeño de Caril Ann de dos años. Charlie y Caril Ann Fugate se lo toman con calma y se tiran varios días en la casa de ella con la compañía de la familia muerta espantando vecinos hasta que las sospechas de la abuela les obligan a huir. Los dos se lían la manta a la cabeza y se echan a la carretera robando coches y matando a 10 personas hasta que la policía y la guardia nacional les echa el guante. Caril Ann al verse atrapada corre hacia la pasma gritando que la ayuden que Charlie iba a matarla.

Durante el juicio Charlie cambiaría su versión de los hechos que al principio exculpaba a Caril por una en la que la señalaba como incitadora y parte implicada en los asesinatos. Dijo a la prensa que deseaba que la sentasen en sus rodillas en la silla eléctrica. Ella siempre ha mantenido que era una rehén por la fuerza y que no estuvo presente en la muerte de su familia.

El 25 de Junio de 1959 Charlie se convertiría en la última persona en ser ajusticiada en la silla eléctrica en el estado de Nebraska. Caril Ann fue condenada a cadena perpetua pero salió en 1979.

Mary Ann Cotton


Aficionada al veneno mortal, esta enfermera inglesa aprovechó su expertise para asesinar a sus cuatro esposos, once hijos y dos amantes. Por un error de su verdugo, murió en la horca, lentamente. Un mortal cóctel de arsénico, en menor o mayor concentración según el tamaño de sus víctimas, fue el más constante acompañante de la enfermera inglesa Mary Ann Cotton (1832-1873).

Según cuenta el libro recién llegado a Chile Mujeres Perversas de la Historia, de la colombiana Susana Castellanos de Zubiría (Norma, 2008), esta famosa parricida asesinó sin compasión ni remordimiento, por motivos no muy claros, salvo el cobro de los seguros de vida contratados por sus esposos. Irónicamente, la insalubridad ambiental y alimenticia de su época fue una coartada casi perfecta para encubrir sus crímenes durante décadas.

En la época victoriana en que vivió Mary Ann, era común que la mitad de la población muriera antes de cumplir 20 años, y muy pocos sobrepasaban los 40, por las pésimas condiciones higiénicas y alimenticias imperantes. Para los niños era peor, un cuarto de los nacidos no superaba su primer cumpleaños. Y la “fiebre intestinal”, era la causa más cotidiana, una dolencia que minaba a sus víctimas con fuertes espasmos abdominales y diarrea. Por eso, la muerte de 11 de los hijos de Mary Ann siendo guaguas, y la de sus cuatro esposos a causa de “fiebre intestinal”, no fue un suceso inusual. Menos cuando Mary Ann cambió varias veces de domicilio y, al menos cuatro veces, reemplazó su apellido de soltera por el de sus esposos.

Su modus operandi era sencillo. A los veinte años, Mary Ann se casó con William Mowbray, con quien tuvo cinco hijos. Instalados en Plymouth, Devon, la tragedia tardaría unos años en llegar. Cuatro de sus hijos murieron de complicaciones intestinales. Luego tendría tres hijos más. Dos de los cuales también murieron de “fiebre intestinal”. Poco después, William también moriría, dejándole a su esposa un seguro generoso. Mary Ann se cambió de ciudad con sus hijos sobrevivientes. Una de ellas, de tres años y medio, enfermó como sus hermanos y también murió. La niña “sobreviviente”, Isabela, tendría una suerte distinta. Mary Ann decidió trabajar como enfermera en un hospital y la envió con su madre.

Cuidando enfermos, la asesina conoció a su siguiente esposo, George Ward, con quien se casó en 1865. Si bien el hombre estaba internado, a los médicos les llamó la atención lo rápido que falleció y las complicaciones estomacales que presentó, ajenas a su mal original. Con el seguro que le dejó George en mano, Mary Ann conoció a su tercer esposo, James Robinson, con quien tendría otro hijo, el que repetiría el historial de los hijos de la enfermera. Consternado por la muerte del niño, James comenzó a dudar de Mary Ann porque descubrió, intrigado, que la mujer tenía numerosas deudas que él desconocía. Demasiado nervioso, la abandonó. Su último marido sería Frederik Cotton, de quien heredó el apellido con el que ingresaría a los registros del crimen. Viudo, Frank tenía dos hijos, que se sumaron a la vida familiar que duró muy poco tiempo. Frank y sus hijos murieron también. Con otro seguro cobrado, Mary Ann tuvo otros amantes y más hijos. Su destino sería historia repetida. Tanta muerte no podía ser coincidencia. Según el texto “Mujeres Perversas de la Historia”, la policía comenzó a sospechar y pronto unió las piezas que faltaban: muchas muertes, demasiadas deudas, algunos seguros de vida cobrados, una causa de muerte única.

Varios cuerpos fueron encontrados enterrados en el jardín de la casa de Mary Ann, y todos tenías restos de arsénico. Su juicio fue cubierto por la prensa con gran escándalo público. El periódico inglés Times, incluso dedicó páginas especiales para cubrir el caso, y en particular el pasado de Mary Ann, para la fascinación del público.

Luego de 90 minutos de deliberación, el jurado la sentenció a la horca el 24 de marzo de 1873. Por un error del verdugo, que no calculó el peso correcto de la asesina, la reina del arsénico murió en medio de convulsiones terribles. Muy lentamente.