8 sept. 2011

Beatrice Cenci


Beatrice fue la hija de Francesco Cenci, un aristócrata que, debido a su temperamento violento e inmoral, más de una vez se encontró involucrado en problemas con la justicia papal. Vivían en el rione (barrio) Regola de Roma, en Palazzo Cenci, construido sobre las ruinas de un palacio medieval fortificado ubicado en el borde del ghetto judío en Roma. Con ellos vivían el hermano mayor de Beatrice, Giacomo, la segunda esposa de Francesco, Lucrezia Petroni, y Bernardo, el joven nacido del segundo matrimonio de Francesco. Los Cenci eran además dueños de un castillo, La Rocca, ubicado en una villa cercana a Rieti (norte de Roma) llamada Petrella del Salto.

De acuerdo con la leyenda, Francesco Cenci abusaba frecuentemente de su esposa e hijos, y llegó al punto de cometer incesto con Beatrice. Él había sido encarcelado por otros crímenes, pero gracias a la indulgencia con la que los nobles eran tratados, el hombre era liberado rápidamente. Beatrice intentó alertar a las autoridades sobre los distintos abusos, pero nada sucedió, a pesar de que todos en Roma sabían qué clase de persona era su padre. Cuando Franceso se enteró de que su hija lo había reportado, la envió junto con su madre lejos de Roma, a vivir en el castilo de la familia. Hartos del comportamiendo del hombre, los cuatro Cenci decidieron matarlo para poner fin a los abusos, y organizaron un complot. En 1598, durante una de las visitas de Francesco al castillo, dos vasallos (uno de los cuáles se había convertido en el amante de Beatrice) intentaron envenenar al hombre, pero el intento fracasó, por lo cual Beatrice, sus hermanos y su madre adoptiva golpearon a Francesco con un martillo hasta matarlo, y arrojaron el cuerpo desde un balcón para que todo pareciera un accidente. Sin embargo, nadie creyó que la muerte de Cenci fuera un accidente realmente.

De alguna forma la ausencia del hombre fue notada, y la policía papal inició una investigación para determinar qué había sucedido. El amante de Beatrice fue torturado, y murió sin revelar la verdad. Mientras tanto, un amigo de la familia, conocedor del homicidio, ordenó la muerte del segundo vasallo, para evitar cualquier riesgo. A pesar de todo, el complot fue descubierto, y los cuatro miembros de la familia Cenci fueron arrestados, encontrados culpables, y sentenciados a muerte. Los habitantes de Roma, conocedores de los motivos del asesinato, protestaron contra la decisión del tribunal, consiguiendo un pequeño aplazamiento de la ejecución. Sin embargo, el papa Clemente VIII no mostró clemencia alguna: el 11 de septiembre de 1599, al alba, la familia fue llevada al puente del Castillo Sant'Angelo, donde la sentencia se llevaría a cabo.

Giacomo fue descuartizado, y posteriormente sus extremidades fueron colgadas a la vista del público. Lucrezia y Beatrice fueron decapitadas con una espada. Sólo el hermano menor se salvó de la muerte, pero aun así fue llevado hasta el sitio de la ejecución para presenciar la muerte de sus familiares, antes de ser devuelto a prisión y de que sus propiedades fueran confiscadas para pasar a manos de la familia del papa. Beatrice fue enterrada en la iglesia de San Pedro en Montorio. Para la gente de Roma, Beatrice se convirtió en un símbolo de resistencia contra la aristocracia, y una leyenda surgió: cada año en la noche antes del día de su muerte, ella volvió al puente cargando su cabeza.

7 sept. 2011

Gwendolyn Graham and Cathy Wood



En Walker, Michigan, Estados unidos, Gwendolyn Graham y Catherine May Wood (ambas enfermeras de menos de 25 años) asesinaron 5 ancianas en Grand Rapids, Michigan, durante la decada de los 80´s. Cometieron sus crimenes en la clinica de ancianos "Alpine Manor" en la cual ambas trabajaban, una jefa nde la otra. Cathy era divorsiada y subio tremendamente de peso, pero eso no le importo a Gwendolyn.

Graham y Wood se hicieron amantes en 1986. Empezaron con ideas de asesinato, Gwen fue la primera en mencionarlo, empezaron con juegos sexuales, principalmente la asfixia, llegando al orgasmo con eso, después el sadismo y la crueldad empezó a subir al grado de pensar en “aplicarlo” a otras personas, ademas de jugar scrable, y poner un reto, de matar perosonas cuyas iniciales de las victimas formaran la palabra “MURDER”. En Enero de 1987, una de las pacientes de la clínica murio, aparentemente de muerte natural por lo cual no se le practico autopsia. En los próximos meses, 5 pacientes mas murieron de igual manera. La mayoria de sus victimas sufian de Alzheimer's, y llegando a robar las pertenencias de las ancianas. Hubo momentos en que estas mujeres tenían sexo después de matar a sus victimas.

Supuestamente, una amenazado a la otra, Gwen estuvo involucrada sexualmente con otra mujer, y estuvo a punto de irse a trabajar a un hospital en Texas, a cuidar niños.

Ambas mujeres se jactaban de haber sofocado a 6 personas pero al principio no les creían. Un años después, el ex esposo de Wood le conto esta historia a la policia por lo que algunos de los cuerpos de las supuestas victimas de haber sido sofocadas fueron exhumados, la policia, tenia en la mira a 8 personas como sospechosos, y se hizo la investigtación más afondo. Habia suficiente evidencia como para arrestar a Wood y Graham.

En Dicimbre de 1989, Graham fue arrestada en su casa en Tyler, Texas, sim embargo ella manifesto los dichos se habian tratado de una broma con el solo afan de asustar a sus compañeras de trabajo. Durante el juicio, Wood suplico que se le reduzca la sentencia ya que habia sido Graham la que habia planeado y realizado los homicidios mientras que ella solo se encargo de distraer a sus supervisores. En 3 de Noviembre 1989, se dicto la sentencia, en ella se condeno a cadena perpetua a Graham y a 24 años de prision a Wood.


2 sept. 2011

Betty Johnson Neumar,


Una aparentemente dulce anciana de cabellos plateados, ha entrado en prisión en EE UU, a sus 76 años, por ser sospechosa de haber asesinado a los cinco esposos con quien compartió su vida para poder cobrar sus seguros. La policía cree que el dinero fue el móvil que llevó a esta mujer a comenzar con sus crímenes en los años cincuenta, según la información difundida por varios medios locales.

Dos tiroteos, un supuesto suicidio, un envenenamiento... Demasiada casualidad
A la espera de ser juzgada, la mujer está actualmente en una cárcel de Carolina del Norte acusada de haber contratado a un hombre para asesinar a su cuarto marido, Harold Gentry. Esto ha llevado a las autoridades a reabrir viejos expedientes para volver a analizar las "extrañas circunstancias" en las que murieron sus otros maridos. Dos tiroteos, un supuesto suicidio, un envenenamiento... Demasiada casualidad.

Johnson, nacida en 1931 en Ironton (Ohio), se graduó en 1949 y contrajo matrimonio a los 18 años con Clarence Malone, de 19, en noviembre de 1950. Un año más tarde declaró en un tribunal que recibía malos tratos de su marido, pero pese a todo tuvieron un hijo, Gary, en 1952 y finalmente se separaron.

Malone murió en noviembre de 1970 en la parte trasera de la tienda que regentaba en un pequeño pueblo al sudeste de Cleveland y la policía archivó el caso como un homicidio, aunque no se encontraron indicios de robo.

Tras su separación de Malone, Johnson contrajo matrimonio con James A. Flynn, que apareció muerto en un embarcadero en Nueva York a mediados de los cincuenta. En 1960 llegó el tercer marido, Richard Sil, quien fue encontrado muerto en 1965 en su apartamento con un disparo. Supuestamente fue un suicidio, aunque ahora la policía ha vuelto a abrir el caso.

La aparente dulce anciana se fue embolsando miles de dólares de los seguros de vida

Tres años después, la ahora supuesta 'viuda negra' se casó con Gentry y cinco años más tarde volvió a contraer nupcias con el que ha sido su último marido, John Neumar, que falleció en octubre pasado presuntamente por una infección bacteriana. Los investigadores están volviendo a analizar los restos de su quinto esposo para ver si existe "cualquier otro factor" que contribuyó a su muerte, incluso si fue envenenado con arsénico.

La conclusión de los agentes es que los asesinatos de los cinco maridos de Johnson fueron ordenados o ejecutados por ella. Mientras tanto, la aparente dulce anciana se fue embolsando miles de dólares de los seguros de vida que recibía tras la muerte de sus esposos.