24 feb. 2013

Diadira Noemí Corona Heart

Una joven de 18 años de edad que era buscada por su presunta autoría material en el homicidio de su madre adoptiva, en el estado de Guanajuato, fue ubicada y detenida en esta ciudad por agentes ministeriales de la Procuraduría General de Justicia y entregada a las autoridades de la vecina entidad. La requerida responde al nombre de Diadira Noemí Corona Heart, originaria de Guanajuato, quien se encuentra relacionada en el proceso penal número IP3413-17 del Juzgado de Control en Materia Penal de la Región I de San Miguel de Allende, por el delito de homicidio en grado de parentesco, en agravio de la ciudadana estadounidense Joyous Heart, de 59 años de edad. 

De acuerdo con las constancias procesales, el pasado 30 de enero de este año, la joven provocó múltiples heridas con una sartén a la víctima, en la cocina de su domicilio, ubicado en el rancho “Los Martínez”, del municipio de San Miguel Allende. A causa de las lesiones sufridas, la mujer murió en el mismo sitio de la agresión, en tanto que la presunta responsable se dio a la fuga con rumbo a la ciudad de Salamanca, donde obtuvo refugio en casa de conocidos suyos. Las investigaciones efectuadas por las autoridades guanajuatenses indican que en diversas ocasiones, la joven había sido internada en centros de rehabilitación por su madre adoptiva, ya que desde su adolescencia, Diadira Noemí se inició en la práctica del llamado cutting, risuka, o self injury, que consiste en cortarse la piel con una navaja u objeto afilado, para dejar marcas o tatuajes en el cuerpo, principalmente en los brazos y muñecas. 

 El último sitio donde fue ingresada la presunta homicida, está situado en el estado de Querétaro, del cual se fugó el día 02 de enero del presente año, para dirigirse de nueva cuenta a “Los Martínez”, pero sin acudir al domicilio de su madre adoptiva, ya que le tenía resentimiento por mantenerla en tratamiento contra su voluntad. No obstante, la señora Joyous Heart logró localizarla y le pidió, a través de teléfono celular, que regresara al hogar materno. Al respecto, la propia joven manifestó que fingió aceptar los ruegos de Heart para regresar a su casa, pero con la intención de privarla de la vida por el rencor que sentía contra ella a causa de sus periodos de reclusión para rehabilitarla de su adicción al cutting y otros trastornos de probable origen psiquiátrico. 

Para ello, el día 30 de enero, Diadira Noemí se introdujo al domicilio sin avisarle a su madre adoptiva y después de permanecer un rato en su habitación para urdir la forma de arrancarle la existencia, se dirigió a la cocina para apoderarse de una sartén y ocultarse de la vista de Joyous, a un lado del refrigerador. Tras una espera de aproximadamente diez minutos, la señora entró a la cocina y fue agredida en forma sorpresiva y sin la menor oportunidad de defenderse por su hija, quien la golpeó en múltiples ocasiones con la sartén, provocándole graves heridas en la cabeza y diferentes partes del cuerpo. Después de percatarse de la muerte de la ciudadana estadounidense, quien sufrió alrededor de 40 laceraciones, la presunta homicida abandonó la casa para darse a la fuga y buscar albergue con amigos ocasionales que conoció en antros. 

 Una vez descubierto el cadáver de la mujer y efectuarse las investigaciones de la Procuraduría de Justicia de Guanajuato, se determinó la presunta responsabilidad penal de Diadira Noemí en el homicidio de su madre adoptiva, por lo que se decretó orden de aprehensión en su contra. En su afán de sustraerse de la acción de la justicia, la prófuga logró llegar a Morelia, acompañada por una amiga, con la cual rentó una habitación en la colonia Leandro Valle. 

Mientras tanto, la procuraduría guanajuatense solicitó apoyo a sus similares de los estados vecinos, para la localización y aprehensión de la presunta homicida, por lo que en el marco del Convenio Interprocuradurías, elementos de la Policía Ministerial de Michoacán se sumaron a las acciones de búsqueda de la joven, a quien finalmente interceptaron en las cercanías de un establecimiento comercial que brinda servicios de envío de dinero express, en la avenida Pedregal de esta capital, donde fue detenida junto con su amiga, con la que había acudido a cobrar un recurso monetario. 

Luego de ser cubiertas las formalidades legales del caso, ambas jóvenes quedaron a disposición de las autoridades guanajuatenses, para ser trasladadas a esa entidad y definir su situación jurídica conforme a derecho.

18 feb. 2013

Cassidy Goodison

20 de noviembre de 2012

Una adolescente de 14 años dio a luz sola en el baño de su casa y estranguló a su bebé recién nacido por temor a la reacción de sus padres, en el estado de Florida, Estados Unidos. 

La joven identificada como Cassidy Goodison escondió el cuerpo de su bebé y lo metió en una caja de zapatos que posteriormente metió en la cesta de la ropa sucia. El vídeo de la reconstrucción de los hechos fue desclasificado, y es una de las evidencias principales en el caso contra la adolescente imputada por homicidio. 

Según publica el Daily Mail, en las imágenes se ve y se escucha a Cassidy Goodison cómo mató a su bebé el pasado 19 de septiembre. “Sus ojos no estaban abiertos, pero sentí que respiraba así que puse mis manos alrededor de su garganta para que dejara de respirar", dijo la niña de 14 años. 

En el momento del parto, en vez de pedir ayuda se fue al baño de su casa y abrió la llave del agua para que no se escucharan sus gemidos de dolor. Se metió en la boca una toalla para morderla y se sentó en el inodoro dispuesta a dar a luz y seguir manteniendo su secreto a espaldas de sus padres. Sin embargo, lo ocurrido fue descubierto por la la madre de Cassidy tres días después, mientras limpiaba la habitación de la adolescente. 

La mujer, que sintió un olor a podrido, encontró un montón de ropa mojada y la caja de zapatos con el cuerpo del bebé sin vida. La autopsia determinó que la víctima era un bebé que estaba vivo y respirando antes de morir. Murió asfixiado por estrangulamiento y golpes propinados con objetos sin bordes. 

La joven había llevado el embarazo en secreto, disimulando la barriga con ropas holgadas, según explicaron funcionarios judiciales del condado de Polk. Los padres habían sospechado que estaba embarazada y su madre rechazó la idea después de hacerle dos tests caseros que dieron negativo. La joven fue acusada con cargos por homicidio, y será juzgada como adulta.

Frances Newton


Frances Elaine Newton (abril 12, 1965 - septiembre 14, 2005) fue ejecutada por Inyección letal en el estado de Texas el 7 Abril , 1987 por el asesinato de su esposo, Adrian, 23, su hijo, Alton, 7, y su , Farrah, 21 meses. 

Su ejecución tuvo mucha atención sobre todo internacional, ya que Newton fue la primera mujer negra que fue ejecutada en Texas desde el 05 de marzo 1858 , cuando una esclava llamada Lucy fue ahorcado por asesinato y porque surgieron dudas sobre su culpabilidad Las tres víctimas fueron asesinadas con una pistola calibre 25 perteneciente a su amante. Newton afirmó que un distribuidor de drogas había asesinado a los tres.

La policía de Houston presentó pruebas de que el esposo de Newton era un traficante de drogas y tenía deudas con su proveedor. Newton mantuvo su inocencia desde su primer interrogatorio en 1987 hasta su ejecución en 2005. Sin embargo, tres semanas antes de los asesinatos, Newton había comprado seguros de vida para su marido, sus hijos, y ella misma. por un valor de $ 50.000. Ella se nombró como beneficiaria de las pólizas de su marido y las de sus hijos. Newton dijo que ella falsificó la firma de su marido para evitar que el descubriera que el dinero había sido destinado al pago de las primas. a Newton también se le encontró que había colocado en una bolsa de papel el arma homicida en la casa de un familiar poco después de los asesinatos. 

La fiscalía citó estos hechos como base para los asesinatos.Frances Newton pasó 17 años condenada a muerte en la prisión de Huntsville en Texas. Dos horas antes de la primera ejecución prevista el 1 de diciembre de 2004, el gobernador de Texas Rick Perry concedió una aplazamiento de 120 días para dar más tiempo para probar la evidencia forense en el caso. También se recibieron informes contradictorios sobre si una segunda arma fue recuperada de la escena; los informes de balística parecían demostrar que un arma recuperada por la policía y supuestamente vinculada a Newton después del crimen fue el arma homicida. Un pariente de Newton que fue encarcelado poco después de los asesinatos y un compañero de celda de este afirmó que este se jactaba del crimen cometido. Numerosas personas, entre ellas tres miembros del jurado del juicio condenatorio expresaron su preocupación por pruebas que no se presentaron durante el juicio.
 En octubre de 1988 El 24 de agosto de 2005, la Corte de Apelaciones de Texas rechazó una propuesta de suspensión de la ejecución.Se rechazó otra apelación el 9 de septiembre de un hábeas corpus.

Fue su cuarta solicitud. A nivel mundial, la gente se sentaba y por la salvación de Frances Newton. Incluso dejaba de repetir que ella no mató a su esposo e hijos. La Junta de Indultos y Libertad Condicional votó 7-0 el 12 de septiembre no recomendar que la sentencia sea conmutada por la de cadena perpetua, el 12 de septiembre la junta no recomienda que la sentencia sea conmutada por la de cadena perpetua, a pesar de la evidencia que generaba dudas sobre su culpabilidad y una carta de los padres de su marido pidiéndole a la corte que su vida se salvara. 

El mismo día, la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito rechazó una apelación de su condena. Su nuevo abogado, David Dow , También pidió al gobernador Perry por una estancia de 30 días para probar que Newton estaba vinculada equivocadamente con el arma del crimen. La Corte Suprema de los Estados Unidos se negó sin disentimiento dos apelaciones el 13 de septiembre.La ejecución se llevó a cabo como estaba previsto el 14 de septiembre de 2005 por inyección letal. 

Newton luchó y golpeó, noqueando a una de las enfermeras. Frances Newton fue la tercera mujer en ser ejecutada en Texas desde la reanudación de la pena capital en el estado en 1982. Siendo la primera Karla Faye Tucker y la segunda Betty Lou Beets, Al igual que Beets, Newton no hizo ninguna declaración final y rechazo tener su última comida. Más de 30 manifestantes del Movimiento de la abolición de la pena de muerte en Texas, el Frente Nacional Unido Negro, y el Nuevo Partido Pantera Negra se reunieron en las afueras de la prisión. Además, unas 75 personas protestaron por la ejecución en las afueras de la mansión del gobernador en Austin. 

De acuerdo con los resultados de una solicitud de información presentada por Ley de la Red Moratoria de Texas a la oficina del gobernador Rick Perry, 12.201 personas estuvieron en contacto con el gobernador para pedirle que detenga la ejecución de Newton y 10 personas estuvieron en contacto con él en apoyo de su ejecución. 

Durante la investigación de Frances Newton, el laboratorio de criminalística forense del Departamento de Policía de Houston también experimento intensas críticas por el manejo de la evidencia. un ex funcionario del Departamento de Justicia de los Estados Unidos,. dijo que los funcionarios del Departamento de Policía de Houston y la ciudad "no presentaron al laboratorio criminalístico los recursos necesarios para cumplir con las demandas de la defensa" durante al menos 15 años antes de la exposición de los problemas en su división de ADN.

Bonnie Heady


Bobby Greenlease era el hijo de seis años de edad, de Robert Greenlease, un acaudalado empresario dueño de concesiones de General Motors en varios estados. Bobby fue secuestrado en su escuela por Bonnie Heady, una delincuente y adicta a las drogas. 

Heady pretendía ser tía de Bobby, y afirmó que la madre de Bobby había sufrido un ataque al corazón. Bobby le acompañó por voluntad propia. Después de tomar cautivo a Bobby, Heady se reunió con su novio, Carl Hall. Los dos llevaron a Bobby a una frontera del Kansas, donde Hall disparó y mató al chico. A continuación, envió una demanda al padre de Bobby, un rescate de 600,000 dólares. 

El Sr. Greenlease, desesperado por recuperar a su hijo, siguió las instrucciones de los secuestradores de no llamar a la policía, y accedió a pagar el rescate. (En ese momento, 600,000 dólares fue el mayor rescate pagado en un secuestro en los Estados Unidos.) 

 Hall y Heady recogieron el rescate, luego se separaron y esperaron hasta que las cosas se “calmaran”. Hall dejó Kansas City por St Louis, donde una prostituta con la que hacía negocios descubrió el dinero. Esta informó a la policía acerca de las grandes sumas de dinero en efectivo que llevaba Hall, la policía lo interrogó, eventualmente habló e implico a Heady. 

Cuando la policía llegó a su residencia en Kansas City, encontraron el cuerpo de Bobby, enterrado en su patio trasero. Hall y Heady fueron declarados culpables y fueron ejecutados en 1953. Sólo la mitad del dinero del rescate fue recuperado, se rumorea que un policía sin escrúpulos recuperó el dinero para si mismo.

Martha Wise



Wise nació en 1884 hija de Sophie Hasel y su esposo, los agricultores en Hardscrabble, una ciudad en el Condado de Medina, Ohio . Tres hermanos y una hermana también nacieron a la familia, aunque el nombre de las fuentes contemporáneas . Sólo uno, un hermano llamado Fred . En 1906, Marta se reunió con el Hasel sustancialmente Alberto Wise en una casa de sociales. Los dos se casaron, aunque Wise olvidó darle un anillo de boda El matrimonio no fue feliz. Marta se movió sobre 50 acres de Albert (20 ha), granja, pero pronto descubrió que esperaba un peón más que una esposa, y la vida no era menos pobre que una mujer casada que lo había sido cuando ella vivía con sus padres. Incluso cuando estaba embarazada, fue obligada a trabajar en la agricultura que era generalmente orientada hacia el hombre (como arar los campos y el vaciado manual cerdos , así como las tareas domésticas habituales de cocción y limpieza. 

Primer hijo de la pareja, Alberto, no sobrevivió a la infancia, mientras que otros cuatro, Everett, Gertrudis, Kenneth, y Lester, lo hizo. Principal fuente de Wise de la desviación durante este período fue funerales, que rara vez perdía una visita a un funeral celebrado en o cerca de la ciudad, si había conocido al fallecido o no. Cuando se le preguntó, ella simplemente dijo que le gustaban los funerales. Alberto Wise murió repentinamente en 1923, dejando a su esposa a una viuda de 40 años de edad con cuatro hijos. 

Su extraño comportamiento y la fijación de los funerales se hizo más notable, y ella empezó no sólo asistir a los funerales, sino abiertamente llorando y lamentándose a ellos, no importa quién había muerto. En la noche de Acción de Gracias de 1924, varios miembros de la familia, incluyendo a Sophie Hasel, cayeron enfermos con una dolencia estomacal severa. Los otros se enfermaron gravemente y murieron el 13 de diciembre de 1924. Víspera de Año Nuevo de 1925 trajo una enfermedad más. El tío Fred Wise Gienke, su esposa, Lily, y varios de sus hijos todos comenzaron a sufrir dolores de estómago similares a los que Hasel había experimentado antes de su muerte. Varios miembros de la familia fueron hospitalizados, Lily y Fred estaban muertos antes de febrero de 1925. En total, diecisiete familiares se enfermaron con síntomas similares en el otoño y el invierno de 1924/1925. 

Después de la muerte de los Gienkes, las autoridades comenzaron a investigar el cúmulo de muertes. El sheriff del condado, Fred Roshon, pronto descubrió que Marta Wise había firmado en una farmacia local para una serie de compras de grandes cantidades de arsénico . Una autopsia sobre Lily Gienke confirmó la presencia de arsénico en su tracto digestivo. Llevado para ser interrogado por el sheriff Sabio, en un primer momento afirmó que había obtenido el arsénico para matar ratas, pero finalmente confesó que había utilizado para envenenar a los miembros de la familia, poniendo en cubos de agua y cafeteras de la familia bebió fuera Marta fue apresada y condenada a cadena perpetua. 

En 1962, como resultado del buen comportamiento de Wise en la cárcel, el gobernador de Ohio Michael DiSalle conmutado la pena de Wise de asesinato en segundo grado y fue puesto en libertad condicional a los 79 años. Familia que se queda de Wise se negó a tomar, y una serie de casas de reposo para la tercera edad se redujo de manera similar su residencia, dentro de tres días Wise volvió a la cárcel, sin ningún lugar a donde ir. Su libertad condicional y la conmutación de su sentencia fuera revocada. 

Wise murió en prisión el 28 de junio de 1971. La frase de Martha es esta: Fue el diablo quien me dijo que lo hiciera. Él vino a mí mientras yo estaba en la cocina, hornear el pan. 

Él vino a mí mientras yo estaba trabajando en los campos. Él me seguía a todas partes.

Las asesinas del liceo

Febrero 12, 2012


Tras las pruebas presentadas por el Ministerio Público, fueron sancionados con tres años de prisión dos adolescentes, una de 15 y otra de 16 años de edad, estudiantes del 4° año de bachillerato, por el homicidio de una compañera de clases de 15 años. 

El hecho ocurrió el 17 de julio de 2009, en Barquisimeto, estado Lara. 

Durante la audiencia de juicio, la fiscal 18° de dicha jurisdicción, Alba Casanova, ratificó los órganos de pruebas contra las dos jovencitas por el delito de homicidio intencional calificado por motivos fútiles e innobles, en grado de cooperadoras inmediatas. 

La audiencia se realizó ante el Tribunal Único de Juicio Sección Penal del Adolescente del estado Lara, instancia que tras sancionar a las dos adolescentes con base en las pruebas presentadas por el Ministerio Público, fijó como sitio de reclusión el Centro Socio Educativo de Hembras, en Barquisimeto, mientras cumplen la mayoría de edad. 

Por este mismo hecho, el 29 de octubre de 2010, fue condenado a cumplir la pena de cinco años de prisión, Lorens Arévalo Izarra, quien para la fecha del hecho tenía 17 años y actualmente tiene 20 años de edad.

La investigación del Ministerio Público determinó que las dos adolescentes esperaron que la víctima saliera de un examen de Física y la convencieron para que las acompañara hasta la calle 62 con callejón 13, en Barquisimeto. En ese lugar Arévalo Izarra tenía en su poder un arma de fuego con la cual le disparó a la víctima, causándole la muerte de manera instantánea.

Delphine LaLaurie

Delphine Marie Macarty nació en Nueva Orleans, Estados Unidos, en 1775. Fue hija de Barthelmy Louis Macarty y Vevue Lecomte, miembros prominentes de la comunidad. Su primo Auguste Macarty fue alcalde de Nueva Orleans de 1815 a 1820. Cuando apenas era una niña, su madre fue asesinada durante una revuelta de esclavos de la plantación perteneciente a su familia. 

Delphine contrajo matrimonio con Ramón de López y Angulo en 1800; su esposo murió en La Habana, Cuba, el 26 de marzo de 1804. En 1808, se casó con el comerciante de esclavos Jean Blanque, el cual murió en 1816. Dos veces viuda, tuvo terceras nupcias con un médico, Louis LaLaurie, el 25 de junio de 1825. La pareja compró una mansión de tres pisos en el número 1140 de Royal Street, en el año de 1831. Allí, Delphine mantuvo una posición central en los círculos sociales de Nueva Orleans. 

Organizaba fiestas lujosas con amplias listas de invitados, que incluían a algunas de las personas más prominentes de la ciudad. Los rumores sobre ella, sin embargo, no tenían que ver con su desahogada posición económica. Iban más dirigidos al hecho de que Delphine gozaba maltratando a los esclavos que poseía. En 1833, varios vecinos supuestamente la vieron cometer un acto de inusitada crueldad. Una niña esclava de ocho años de edad fue a cepillarle el cabello a Delphine en la recámara del piso superior de su mansión, cuando le dio un tirón sin intención. Delphine enfureció: le dio un bofetón a la niña que, aterrada, intentó escapar; Delphine la persiguió hasta la azotea de la casa. Una vez allí, la tomó, la llevó al borde y la arrojó a un patio interior. 

La niña se destrozó el cráneo al caer. Delphine le ordenó a otros esclavos que cavaran una fosa al pie de un árbol del jardín y allí enterraron a la infortunada chiquilla. Uno de los vecinos observó todo desde una azotea vecina y presentó una denuncia. Pero como se trataba de una esclava, a la policía no le importó. Nadie molestó a Delphine ni a su esposo con preguntas incómodas y la vida continuó como si nada ocurriera. Pero un juez que se enteró del asunto y era enemigo de Louis LaLaurie decidió aplicarles una sanción: multó al médico con $500.00 dólares y embargó a todos los esclavos que le pertenecían a los LaLaurie y los puso en subasta. 

El esposo de Delphine prefirió marcharse del hogar y nunca más se supo de él. Escandalizados, los familiares de Delphine compraron los esclavos y se los devolvieron. Delphine los castigó, descargando en ellos su frustración por el abandono de su esposo y la exhibición pública de que había sido objeto. Encadenó a la esclava que le servía como cocinera; tenía que pasar el día entero cocinando y arrastrando sus cadenas. Por la noche la llevaba encadenada al cobertizo donde dormía con los demás esclavos y al otro día repetía el proceso.Pero Delphine LaLaurie fue más allá. Ordenó que varios esclavos fueran subidos al ático, desnudados completamente y luego comenzó a maltratarlos. Primero los tuvo allí encadenados por varios días. Después dejó de alimentarlos. Ayudada por otros esclavos y por capataces, comenzó a poner en práctica toda una serie de crueles actividades. 

La socialité Delphine LaLaurie se convirtió en una consumada torturadora. Bastaba que estuviera aburrida para que subiera al ático a divertirse con sus juguetes humanos. Comenzó por golpear salvajemente a los esclavos recluidos en el ático de la mansión, a veces hasta matarlos. Cuando uno de ellos moría, ordenaba que lo enterraran en el jardín. Luego refinó sus métodos: los colgaba del techo para golpearlos hasta hartarse; los encerraba por días en jaulas para perros, hasta que los negros sufrían terribles calambres que los hacían gritar de dolor; les arrancaba las uñas a las mujeres; cuando se aburrió de esto, decidió ir más allá. Desollaba a las mujeres y se hacía trajes con la piel, según ella “para disfrazarse de oruga”. 

Las obligaba a abrir la boca y les introducía insectos vivos: arañas, hormigas, gusanos. O se las llenaba con excremento antes de cosérselas. Empezó a arrancarles los ojos. Les cosía los párpados y los labios con aguja e hilo. Cuando esto no fue suficiente, comenzó a amputarles miembros: dedos, manos, pies, brazos, piernas, estaban por todo el piso del lugar. Los demás esclavos, encadenados a la pared y amarrados de pies y manos, observaban aterrados mientras Delphine descuartizaba vivos a sus compañeros.A una mujer le abrió el estómago, le sacó los intestinos y se los amarró a las muñecas; a otros les rajaba el vientre y los dejaba con las vísceras colgando hasta que morían en medio de atroces sufrimientos. 

Les cortaba las piernas a hachazos y los convertía en “cangrejos humanos”.Intentó además hacer operaciones de cambio de sexo: emasculaba a los esclavos y les taladraba agujeros donde antes habían estado los testículos. Muchos más fueron decapitados. Guardaba las cabezas apiladas, ponía corazones en jarras, colocaba cerebros en grandes cubetas, llenaba botellas con sangre...El 10 de abril de 1834, se produjo un incendio en la cocina de la mansión. La cocina estaba ubicada en el patio. Los bomberos entraron en la casa para apagar las llamas. Para su sorpresa, además de la cocinera, había otros dos esclavos encadenados a la estufa de la cocina. Parecía como si los esclavos hubieran causado el fuego con el fin de atraer la atención. El incendio fue controlado sin problemas, pero una cuadrilla recorrió la casa buscando a la dueña y llegó al ático. 

El espectáculo hizo que muchos vomitaran, otros retrocedieran y algunas más se desmayaran. Junto a los miembros cercenados y podridos de docenas de esclavos, se encontraron a varios de ellos mutilados, agonizantes, rogando que los mataran y terminaran con su dolor. La policía esta vez tuvo que intervenir. En el jardín encontraron más de setenta y cinco cadáveres enterrados. 

Delphine LaLaurie escapó en un coche de caballos a Bayou, donde presuntamente le pagó al capitán de una goleta para que la llevara a Mandeville o a Covington. Algunos afirmaron que había escapado a París. 

Otros dijeron que permaneció en las afueras de Nueva Orleans.

Lo único que se supo con certeza es que Delphine murió en Francia: el periódico The Daily Picayune de marzo de 1843, publicó que Delphine LaLaurie murió entre amigos y familia en París el 7 de diciembre de 1842. A principios de 1900, Eugene Backes, quien sirvió como sacristán hasta 1924, descubrió una placa de cobre en el cementerio de Père-Lachaise. Esa placa dice: "Madame LaLaurie, Marie Delphine Macarty, Décédée à Paris, Le 7 décembre 1842, à l'âge de 68 ans". 

Años después, la casa se convirtió en un bar, luego en una tienda de muebles, en un hotel, en un edificio de departamentos y finalmente en un museo. Las leyendas decían que los gritos de los esclavos se escuchaban aún y se volvió una de las casas embrujadas más famosas de Estados Unidos. En 2007 fue adquirida por el actor Nicolas Cage. La Mansión LaLaurie fue puesta en el mercado nuevamente a finales de 2008. 

En 2009, un banco ejecutó la hipoteca de la casa. Regions Financial Corporation adquirió la propiedad ejecutada por $ 5.5 millones de dólares el 13 de noviembre de 2009. Pese a los cambios de propietario, la casa sigue siendo un lugar turístico visitado por miles cada año. 

La investigadora Kalila Katherina Smith dedicó muchos años a investigar el caso y a defender la imagen de Delphine LaLaurie, asegurando que ella no había cometido las atrocidades que le atribuyeron. Se basa en los archivos del periódico La abeja de Nueva Orleans. Afirmó que aunque Delphine sí maltrataba terriblemente a sus esclavos, no había cometido todas las atrocidades que le adjudicaban. 

Muchos historiadores estuvieron en desacuerdo y apoyaron la versión más conocida: que la despechada y enloquecida mujer sí convirtió su ático en un matadero.

17 feb. 2013

Emilia Basil


Emilia Basil, nació en Beirut, Libano en 1911 y en la década del 40, decidió abandonar su tierra en busca de nuevos horizontes. 

Así llego a Argentina, dispuesta a proveerse de algún empleo, que en calidad de urgencia, le permita echar raíces en un país tan lejano. Se adapto muy bien al idioma, aunque lo evidente de su origen le valió el apodo de ” La Turca “. Tuvo varios empleos hasta que pudo consolidarse en uno, fue en un matadero, como troceadora de carne y hasta llego a manejar las reses completas, ya que tenia una contextura física que se lo permitía  era muy fuerte para el promedio habitual de mujer. 

El tiempo y la constancia, le fueron provechosos y ya por la década de 1970, tenia un esposo, Felipe Coronel Rueda, de origen Peruano y tres hijas, fruto de la unión  Consiguen comprar una vivienda, que tenia un local, donde habría funcionado un restaurante.

Basil y Rueda, no llegaban a completar el valor de la propiedad, por lo que convinieron que el dueño anterior, quien les vendía el negocio, podía permanecer viviendo allí sin problemas. Así que Petriella, se quedo en una habitación que solamente usaba para dormir, ya que su trabajo de plomero, lo mantenía la mayor parte del tiempo fuera de la casa. Al restaurante le pusieron de nombre Yamile estaba ubicado en la zona limite entre San Cristobal y Parque Patricios, en la calle Juan de Garay 2201, esquina Pasco Comercialmente era una zona interesante, porque para esa época a tan solo dos cuadras se encontraba el viejo Canal Once, Telefe de la actualidad, donde era un constante ir y venir de gente durante todo el día. Con el tiempo, Basil se convirtió en amante de Petriella, un poco presionada por este, por la deuda cercana a los 8 millones de pesos, que todavía tenían con el, pero no era algo que a ella le causara la satisfacción acorde a la situación  Todo lo contrario, la presión que ejercía sobre ella Jose Petriella, la tenia de muy mal humor y tenia miedo de que su familia se vea afectada. 

 Tal es así  que una madrugada del sábado 24 de marzo de 1973, ante los requerimientos amorosos de Petriella, simulo aceptar, y una vez que estuvo en una posición favorable, lo ahorco con una soga de plástico  Lo llevo al patio y lo introdujo en un cajón de verduras y lo tapo con trapos y otro cajón de similar tamaño Las hijas no se levantarían para ir a la escuela, y su esposo dormiría un rato mas antes de comenzar a atender el negocio, así que le quedaba un poco de tiempo para pensar de que manera, deshacerse del cadáver  No quiso apresurarse y decidió dejarlo en el lugar en que lo había colocado hasta pensar de que manera haría desaparecer definitivamente el cuerpo. 

Debido a lo voluminoso de Petriella, es que le resultaba complicado arrojar el cuerpo completo en algún descampado, a pesar de que justo en la vereda opuesta de la av Garay, en ese momento solo había campo, pero no seria fácil cruzar la calle. Se tomo todo el Sábado para pensar y después de la cena, se dirigió a dormir como lo hacia habitualmente, con la diferencia de que simulo dormirse, para que su esposo no le haga preguntas y una vez dormido el, se levanto, fue a la cocina y selecciono las herramientas adecuadas, para descuartizar el cuerpo de Petriella que ya comenzaba a emanar olor. 

Rememorando sus épocas en el matadero y su fuerza física  no le costo mucho trabajo descuartizarlo. Así fracciono las extremidades, y las comenzó a hervir, en grandes ollas, tratando de ir transformando las evidencias del crimen. El torso que debió ser de un volumen importante ya que Petriella pesaba mas de 100 kg, lo dejo en el cajón de verduras y lo tapo con trapos para darle otro destino. La cabeza, la hervía en una olla aparte que después de un par de horas de cocción  la guardaba en un mueble en la misma habitación de Petrella, para volver a cocinarla mas tarde. El Lunes y el Martes, la carne de la victima, paso a formar parte del menú de los comenzales en empanadas criollas, árabes  salpicon, guisos y otros ofrecimientos del “ menú del día . Condimento al amante de tal manera, que no hubo un solo reclamo por parte de los clientes, y hasta llego a recibir elogios, por las empanadas arabes, que ella atribuia a su origen Libanes. 

Algunos pedazos poco útiles los arrojo en la alcantarilla que había sobre la avenida, pero, el torso, aun guardado en el cajón de verduras, era un problema y ante la imposibilidad de cocinarlo por su volumen, decidió  sacarlo a la calle, el Miércoles a la noche, para que el recolector de residuos, se lo lleve con el resto de la basura. Pero ahí  la ataco la mala suerte, el recolector, no se llevo el cajón  y una vecina, vio salir del mismo un hilo de sangre y un olor bastante particular. 

La policía llego al rato y Emilia Basil a las pocas horas ya estaba detenida. Durante el allanamiento de la vivienda, la cabeza de Petriella , fue hallada en el ropero de su habitación  envuelta en papeles de diarios. En el vídeo  de un noticiero de la época  se aprecia el cajón secuestrado y a Emilia Basil, cuando es llevada detenida, como también a los investigadores de la época  revisando la propiedad. Emilia Basil fue condenada por el juez de sentencia Jorge Sandro, a 10 años de prisión y el fallo fue confirmado por la Sala III de la Cámara del Crimen en mayo de 1979 y a fin de ese mismo año, quedo en libertad condicional. Su familia quedo desvinculada del caso y ni siquiera después de la confesión  se menciono algún posible encubrimiento. 

Las hijas de Basil, siguen vivas y están radicadas en distintas partes de Buenos Aires. En la misma esquina hay actualmente un lavadero de autos.

María Reyes García-Pellón


La española María Reyes mató a su esposo, el ex basquetbolista estadounidense Matthew White, por ver fotos de jóvenes desnudas. El crimen conmocionó a sus allegados. 

La ciudadana española María Reyes García-Pellón está detenida en el estado de Pensilvania, Estados Unidos, acusada del asesinato de su marido, el ex jugador de baloncesto Matthew White. 

 Según fuentes de la Policía, García-Pellón apuñaló a su marido en la cama mientras dormía la madrugada del lunes tras haberle sorprendido viendo pornografía. El crimen se cometió en la vivienda de la pareja en Nether Providence, una localidad del condado de Delaware en Pensilvania. Según los documentos del caso enviados al tribunal, en la madrugada del lunes García-Pellón, de 52 años, esperó a que White, de 55, se durmiera y lo apuñaló mortalmente en el cuello. Horas después, la mujer fue a casa de unos amigos y les contó lo sucedido. "Lo sorprendí viendo pornografía, a niñas jóvenes. Amo a los niños. Tuve que hacerlo", dijo a la policía García-Pellón al ser detenida y acusada de asesinato. La española trabajaba como profesora de apoyo en una escuela primaria de Nether Providence. 

 De acuerdo con un portavoz de la oficina del fiscal del condado de Delaware, la investigación preliminar indica que García-Pellón descubrió a su marido viendo fotos de mujeres jóvenes desnudas, pero no halló indicios de pornografía infantil. White fue jugador de baloncesto en el equipo de la Universidad de Pensilvania entre 1976 y 1979, pero desarrolló su carrera profesional en España. Jugó en varios equipos españoles de la ACB, entre ellos el Miñón de Valladolid, ciudad donde conoció a su esposa, el Club Náutico de Tenerife, el Cacaolat Granollers y el Gijón Baloncesto. La pareja tiene 2 hijos en edad universitaria y los vecinos, que han definido a García-Pellón como una persona "muy dulce", se han declarado consternados por el crimen.

15 feb. 2013

Penny Bjorkland

Penny Bjorkland mata a August Norry. 

Rosemarie Diane "Penny" Bjorkland de 18 años, era la típica "chica de al lado". Cabello rubio, ojos azules, y pecosa, tenía la manía de comerse las uñas.

El 1 de febrero de 1959, Penny salió de su casa con un revólver calibre 38, robado el mes anterior de la casa de un amigo, metida en la cintura de sus pantalones. 

Ella estaba caminando sin rumbo por un camino en las colinas de Daly City, cerca de San Francisco cuando el paisajista y su padrastro August Norry se detuvo y le preguntó si quería un aventon.

Penny le dio las gracias, sacó la pistola y disparó seis tiros contra él a quemarropa. A continuación, volver a cargar el arma y volvió a tirar otros seis disparos en su cuerpo. Luego lo hizo de nuevo. Penny sacó cuerpo Norry de fuera y se fue en su auto. La policía estaba desconcertada cuando el cadáver fue descubierto al día siguiente, más aún cuando un muchacho testificó que había visto a una chica rubia pecosa conducir el coche de Norry lejos de las colinas.

Las balas recuperadas del cuerpo eran distintivas "wadcutters", utilizados principalmente para prácticas de tiro. Las balas se remontan a la tienda de armas venían, y el dueño recordó venderlos a Bjorkland.

La policía la arrestó en su casa en Daly City, y le confesó a la mañana siguiente. Cuando se le preguntó por qué lo hacía, Penny respondió: "Desde hace aproximadamente un año o año y medio he tenido el impulso de matar a alguien.

Admito que el motivo parece una locura, pero yo quería saber si una persona podría cometer un delito como este y no se preocupe por la policía en busca de ella o la tienen en su conciencia. " Cuando se despertó el día primero de febrero se dijo: "Hoy es el día en que va a matar a alguien". Cerca del final de la entrevista de la policía declaró: "Me he sentido mejor desde que lo mataron". Ella  reias en el juicio hasta que el juez la sentenció a cadena perpetua. Estaba sorprendido por el veredicto y dijo: "Yo soy infeliz".

14 feb. 2013

Heather Marie D'Aoust


Jueves 29 de mayo del 2008 

Acusada como adulta la niña que mató a la madre a martillazos en EE.UU. 

La niña de 14 años acusada de matar a su madre a martillazos en su casa de California, oeste de Estados Unidos, fue procesada este jueves como una adulta en un tribunal superior, donde su defensa dijo que era inocente de los cargos de asesinato presentados en su contra. 

Heather Marie D'Aoust, la adolescente implicada en esta tragedia sucedida el fin de semana pasado en un suburbio de San Diego (200 km al sur de Los Angeles), fue acusada del asesinato de la madre y de asalto con un arma mortal contra el padre, James D'Aoust, según documentos judiciales. 

Su abogado defensor, Paul Pfingst, presentó en su nombre una declaración de inocencia, pero a petición de la fiscal acusadora Kristen Spieler, la adolescente quedó detenida sin derecho a fianza y se prevé que la primera audiencia preliminar sea el 3 de septiembre. Su nombre fue divulgado públicamente luego que la justicia decidió tratar el caso como el de un adulto, explicó una fuente de la policía. 

El padre de la familia, James D'Aoust, ofreció una conferencia de prensa a la salida de los tribunales asegurando que su hija "no es el diablo" y necesita ayuda. "Lamento que estemos atravesando juntos por todo esto. Es una circunstancia desafortunada", dijo el padre de la niña acusada, que según reveló su abogado fue adoptada por la familia cuando era muy pequeña. "Amé a mi esposa. Viví con ella durante 30 años (...) Ella crió a tres niñas maravillosas, y como todos, vinieron a este mundo con defectos. Heather tenía más defectos de los que nosotros creíamos saber cómo lidiar con ellos", agregó D'Aoust agradeciendo la unión y apoyo de sus amigos y familiares esta semana. "En este momento, parece que lo mejor para mí es intentar ayudar a Heather porque creo que está enferma y necesita ayuda. Ella no es el diablo", indicó el padre acompañado del letrado Pfingst, quien expresó su esperanza en que la fiscalía reconsidere su decisión de acusar a la menor como a una adulta. 

Heather Marie D'Aoust, que asistió a la audiencia para conocer los cargos en su contra vestida con uniforme de presa naranja, podría ser sentenciada a 30 años de cárcel o cadena perpetua si es declarada culpable. La tragedia ocurrió en Scripps Ranch, un suburbio de San Diego, donde Rebecca D'Aoust, de 56 años, falleció el lunes en un hospital a raíz de un traumatismo en el cráneo, indicó el teniente Kevin Rooney. 

El domingo en la mañana, su esposo y una de sus hijas, de 21 años, se despertaron por los gritos de una pelea y hallaron el cuerpo de la madre en la cocina.

Elizabeth Haysom

1986, Virginia (Estados Unidos): Jens Soering y Elizabeth Haysom, una pareja de estudiantes con una relación amorosa, matan a cuchilladas a los padres de ella por oponerse a su noviazgo. Huyen a Inglaterra, donde son detenidos por falsificar cheques. Extraditados a Estados Unidos, confiesan su crimen y son sentenciados a prisión perpetua. Después se retractan y su caso se politiza.

Karen Severson y Laura Doyle



Karen Severson y Missy Avila vivían en la misma calle en Arleta, California, una comunidad suburbana ubicada en el Valle de San Fernando. Se conocieron cuando tenían ocho años de edad y crecieron juntas. Las dos niñas, a quienes unía una gran amistad, eran distintas en muchos sentidos. Karen llegó a ser una adolescente obesa, mientras que Missy, cuya estatura no superaba los 1,5 metros, tenía una pequeña figura y un hermoso rostro saludable. A Missy le iba bien en la escuela. Karen reprobaba. 

En cuanto a los chicos, Missy podía escoger. A la edad de 17 años ya había tenido varios novios. Karen había tenido pocos novios y envidiaba la popularidad de Missy. Cuando logró conquistar a uno de los chicos de la localidad, quedó embarazada. Abandonó los estudios y dio a luz a una niña. 

Decidió quedarse con la pequeña, pese a que el papá negaba cualquier responsabilidad. Durante todo este turbulento período, la buena amiga de Karen, Missy, estuvo constantemente a su lado, ofreciéndole apoyo y compañía, mientras que los demás no eran tan bondadosos con ella. 

 El primero de octubre de 1985, Missy salió de casa con una amiga, Laura Doyle. Le dijo a su madre que querían ir en auto hasta Stonehurst Park. Las muchachas salieron muy animadas, riendo y bromeando. Alrededor de las seis, Laura llamó a la casa de los Avila y preguntó por Missy. Se sorprendió cuando le dijeron que Missy no había regresado. De hecho, la señora Avila pensaba que su hija aún estaba con Laura. Ella le explicó que habían conducido a Stonehurst Park, donde Missy había visto a tres jóvenes que dijo conocer; los chicos estaban en un Camaro azul. Laura la dejó y aprovechó la oportunidad para ir a llenar el tanque de gasolina en una estación cercana. 

Cuando regresó, Missy se había ido. Laura se sintió un poco decepcionada, pero pensó que Missy, simplemente, se había ido con sus amigos. También le indicó a la señora Avila que ella no conocía a los muchachos; le pidió que le dijera a Missy que la llamara cuando volviera a casa. Missy nunca regresó a casa esa tarde ni ninguna otra. La señora Avila notificó la desaparición de su hija a la policía. Durante tres días, los amigos y familiares de Missy buscaron frenéticamente en sus mentes cualquier pista que ayudara a la policía a encontrar a la desaparecida joven. Laura no tenía idea de cómo era el aspecto de los jóvenes y, pese a repetidos interrogatorios, sólo pudo decir que el auto era un Camaro azul. No recordaba el número de la matrícula. 

 El 4 de octubre, dos excursionistas que recorrían los bosques cercanos a la carretera Big Tujunga encontraron el cadáver de la diminuta Missy Avila en un arroyo de no más de 20 centímetros de profundidad. Un gran tronco había sido colocado sobre su espalda. Por el estado del rostro de la víctima, los detectives determinaron que su cabeza había sido presionada contra las piedritas que cubrían el fondo del riachuelo. El tronco probablemente fue puesto sobre el cuerpo para asegurar que la joven muriera. Comenzó la cacería de los tres muchachos del Camaro azul. 

Laura fue interrogada nuevamente, pero no pudo agregar nada a su declaración original. A la gran amiga de Missy, Karen, el asesinato le resultó particularmente difícil. Mientras las semanas se convertían en meses y no surgían pistas sobre el o los asesinos, Karen organizaba grupos de discusión entre los familiares y amigos de Missy en un esfuerzo por hurgar en sus recuerdos y encontrar alguna palabra o frase que Missy pudiera haber dicho que ayudara a resolver el enigma en torno a la chica. En varias ocasiones viajó por la carretera Big Tujunga hasta el lugar del asesinato para buscar pistas que la policía pudiera haber obviado. Karen también fue un consuelo para la familia Avila. Aconsejaba a la señora Avila y visitaba la tumba de Missy varias veces por semana. 

Durante un tiempo, Karen se mudó a la casa de los Avila. Lentamente, las personas allegadas a Missy siguieron adelante con sus vidas. Laura consiguió un empleo como dependienta en una panadería. Karen tomó un curso para ser cosmetóloga, pero el recuerdo de la muerte de su amiga siempre estaba presente en su mente. La tragedia se convirtió en una obsesión para ella. 

En una ocasión responsabilizó del asesinato a uno de los ex novios de Missy y consiguió que un grupo de amigos de la chica lo golpearan. El joven, quien recibió una terrible paliza, debió abandonar la zona por su seguridad. Otra amiga de Missy, Eva Chirumbolo, se mudó de Arleta a Las Vegas. Ella y su novio consiguieron trabajo y comenzaron una nueva vida, lejos de la atmósfera sombría que los había envuelto en California después de la muerte de Missy. Pero Eva se sentía perturbada por el asesinato sin resolver. A menudo tenía pesadillas sobre Missy. La verdad es que conocía los detalles de la muerte de Missy, pero temía por su propia vida. Los tres años posteriores a la tragedia no habían sido fáciles para Eva. Le atormentaba el remordimiento por el terrible secreto que guardaba. Cuando se enteró de que su hermano había cometido suicidio, la terrible noticia pareció tener un efecto catalizador. Eva Chirumbolo fue a la policía y contó su fantástica historia. Eva le dijo a los detectives que ella, Laura Doyle, Karen Severson y Missy habían ido por la carretera Big Tujunga en dos autos; Eva y Laura estaban en el auto que iba adelante, mientras que Missy y Karen se encontraban en el otro. 

 Una vez en las montañas, las muchachas salieron de los vehículos. Se acercaron a Missy y todo el resentimiento acumulado brotó. Karen le dijo a Missy que había sentido celos de ella toda su vida y, de hecho, la odiaba. Eva observaba mientras Laura le reprochaba a Missy por robarle sus novios. Missy lloraba, incapaz de comprender cómo sus amigas se habían puesto en su contra. Karen empujó a Missy al arroyo. Eva ya no pudo aguantar más y corrió de regreso a los autos. Mientras corría escuchó un grito espantoso y desesperado. Pocos momentos después, Karen fue con ella y le dijo que esperara. 

Regresó al río para ayudar a cubrir el cadáver de Missy con el tronco. Mientras descendían de la montaña, Laura le dijo a Eva que ella y Karen habían asesinado a Missy. Rió mientras le decía a Eva que había puesto fin a la vida de su amiga. Karen y Laura fueron arrestadas y acusadas del asesinato de Missy. La familia y los amigos de Missy no podían creer la noticia. Estas muchachas habían sido sus amigas más cercanas. La señora Avila se desmayó cuando le dijeron que Karen Severson, quien había sido su bastón de apoyo durante todos aquellos años, era sospechosa del asesinato de su hija. Después de ser arrestadas, las dos muchachas confesaron haber asesinado a Missy. 

Cada una intentó disminuir su participación, por lo que no se sabe quién mantuvo la cabeza de Missy debajo del agua. Las fotografías del cadáver indicaban que ambas jóvenes estaban involucradas; una agarró los pies de Missy, mientras que la otra sostuvo su cabeza. Laura Doyle y Karen Severson fueron encontradas culpables de homicidio no premeditado. Las dos fueron sentenciadas a cadena perpetua con un mínimo de 15 años de cárcel

Susanna Toledano y Chelsea Richardson

Rick y Suzanna Wamsley eran muy queridos en sus Mansfield, Texas, comunidad. El ex novios de secundaria, proporcionaron sus dos hijos con todas las comodidades. Pero sus veinte años de edad, hijo, Andrew, tenía una racha amarga y rebelde ... y se resentía de sus padres para hacer que se vaya a la universidad, por no darle el coche deportivo que quería, y por su desaprobación de su novia, Chelsea Richardson.

Estaba del otro lado de las vías, y ella tenía un plan mortal en el almacén para los Wamsleys ... En la noche del 11 de diciembre de 2003, Chelsea y dos cómplices entraron a la casa Wamsley. Llevar armas de fuego y cuchillos, mataron a Suzanna instante. Rick no pudo salvarse a sí mismo.

Más tarde, las pruebas de ADN vincularía mejor amiga de Chelsea, Susana Toledano, en la escena del crimen. Las autoridades entonces supo que un cuarto sospechoso siempre que el arma del crimen. Era sólo cuestión de tiempo antes de que los investigadores se acercaron al último autor, la única persona que estaba de pie a heredar casi dos millones de dólares en el caso de la muerte de los Wamsleys, su hijo Andrew Wamsley.

Los abogados de la condenada a muerte Chelsea Richardson, acusan al fiscal, que actuó en la causa que ha ocultado pruebas en el juicio. A juicio de estos abogados, son los fiscales los establecieron, ocultando pruebas que el cerebro de la matanza de 2003 fue su representado, con el presunto móvil de una supuesta herencia de 1.5 millones de dólares. Su hijo, Andrew Wamsley, fue declarado culpable de asesinato.

Una amiga, Susana Toledano, quien los fiscales dicen que hizo la mayoría de los disparos y puñaladas, se declaró culpable de asesinato. Wamsley y Toledano fueron condenados a cadena perpetua.

Richardson, ahora de 27 años, se convirtió en una de cada 10 mujeres condenadas a muerte en Texas. La oficina del fiscal de distrito se ha comprometido a cambiar el resultado de la condena de pena de muerte procesado por Parrish. Parrish dijo a la prensa que no tiene ningún problema con las declaraciones de Richardson, está intentando que se modifique a cambio de una pena de cadena perpetua, pero negó la ocultación de pruebas. “En el caso de Chelsea, conseguir una sentencia de cadena perpetua, debería haber ocurrido hace mucho tiempo”.

Anna Jatobá


El 29 de marzo de 2008 la niña Isabella Nardoni, de 5 años, fue encontrada caída en la entrada del edificio donde vivía su padre, en un distrito de clase media en São Paulo. Había sido arrojada desde la sexta planta. 

La niña todavía estaba viva, con marcas de golpes y estrangulamiento, pero murió antes de llegar al hospital. El caso policial que más conmovió a Brasil en los últimos años finalmente llegó a su fin. En la madrugada de este sábado un juez ha leído la condena decidida por un jurado popular. El padre y la madrastra de Isabella fueron considerados culpables por el asesinato. 

Alexandre Nardoni, de 36 años, tendrá que cumplir 31 años, 1 mes y 10 días de prisión. Anna Carolina Jatobá, de 26 años, por su parte, recibió una sentencia de 26 años y 8 meses. En Brasil no se aplican la pena de muerte ni la cadena perpetua. Los principales canales de televisión del país transmitieron en directo la lectura de la sentencia. En las afueras del tribunal una multitud conmemoró la condena con gritos y fuegos artificiales. 

La fachada de la casa de los padres de Alexandre Nardoni ha amanecido con pintadas. Se leían frases de protesta como "Paz, Isabella" y "31 años es poco". El juicio arrancó el lunes pasado. A lo largo de cinco días un jurado popular escuchó las deposiciones de los testigos y los argumentos de la defensa y de la acusación. A lo largo de cinco días los brasileños revivieron el trauma nacional provocado por ese crimen cometido hace dos años. Cada día las televisoras mostraron en directo el traslado de los reos por la mañana de la prisión al tribunal y por la noche del tribunal a la prisión. 

Alexandre Nardoni y Anna Carolina se decían inocentes. Según su versión, un ladrón entró en el piso y mató a Isabella mientras la pareja regresaba al estacionamiento del edificio para recoger a sus dos hijos menores que habían quedado dormidos en el coche. La familia había acabado de llegar de una fiesta. Los jurados no creyeron en la historia contada por el padre y la madrastra, puesto que nunca se encontró ningún rastro del presunto ladrón. Según la acusación, el asesinato fue cometido por la pareja porque la mujer tenía celos de la niña, hija de una relación anterior de Nardoni. 

Isabella vivía con su madre y visitaba al padre cada dos fines de semana. Las pruebas encontradas por la policía ayudaron a demostrar que Isabella fue golpeada dentro del coche hasta desangrar y que luego, en el piso, fue estrangulada por la madrastra. Creyendo que la niña estaba muerta, el padre cortó la malla de protección de la ventana de una de las habitaciones y la arrojó todavía viva desde la sexta planta. 

Se encontraron vestigios de sangre en el coche y en el piso, un pañal con gotas de la sangre de la niña recién lavado, marcas de la malla de protección en la camiseta del padre y huellas suyas en la cama que queda al lado de la ventana desde donde Isabella fue lanzada. En más de una ocasión, antes de que fueran detenidos, Nardoni y Anna Carolina casi fueron linchados por personas indignadas con el asesinato de la niña. 

En los mes después del homicidio, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva pidió cuidado a los brasileños: "Se habla del caso Isabella las 24 horas del día. Lo que me parece grave es que, aunque sea inocente, la pareja ya fue condenada". 

La madre de Isabella, la bancaria Ana Carolina Oliveira, de 25 años, ha dicho estar aliviada. "Se hizo justicia. Sin embargo, mi hija nunca regresará".

María del Pilar Pérez López

El jueves 6 de noviembre de 2008, Rocío Zamorano, hija de "La Quintrala", se sorprendió de no recibir la llamada habitual de su madre, la arquitecta María del Pilar Pérez López. 

La Quintrala sabía que había muy poco para festejar, ya que toda la familia se sentía entristecida por la muerte de Diego Schimidt-Hebbel, el novio de su sobrina María Belén Molina Pérez. Un desconocido le había disparado supuestamente para robarlo apenas dos días antes. Rocío acudió a visitar a su madre a primera hora de la mañana y la encontró en su habitación profundamente dormida bajo los efectos de una sobredosis de calmantes. 

Había intentado suicidarse. La policía, por su parte, detuvo al autor del asesinato de Diego Schmidt, un sicario de nombre José Ruz, que confesó que la arquitecta le había pagado para asesinar a su cuñado y que durante un forcejeo con el joven, que se encontraba allí para recoger a su novia, se disparó el arma, aunque éste no era su objetivo. 

La mayor sorpresa para los investigadores llegó cuando Ruz también confesó que la arquitecta también lo había contratado anteriormente para asesinar a su ex esposo y al amante gay de éste. 

 En ese preciso instante se derrumbó el castillo de naipes que durante décadas había construido la Quintrala. Los investigadores comenzaron a dejar al descubierto la oscura trama de los intentos de asesinato de su propia madre, su nuera y otros miembros de su familia, además de robos y chantajes. 

 En diciembre de 2010 la justicia chilena condenó a Pilar Pérez a cadena perpetua por los siguientes hechos: - Autora inductora de robo con homicidio en contra de Diego Schmidt-Hebbel, el 4 de noviembre de 2008. 

 - Autora instigadora del delito de parricidio de su esposo, Francisco Zamorano, y del homicidio calificado de la pareja de éste, Héctor Arévalo, el 23 de abril de 2008. 

- Delito de robo con homicidio frustrado contra su madre Aurelia López, su sobrina Belén Molina Pérez, su cuñado Agustín Molina y su hermana Gloria Pérez López. 

- Autora de lesiones graves contra su nuera Monserrat Hernando, el 7 de julio de 2007. José Ruz, el sicario, también fue condenado a cadena perpetua.