16 ene. 2014

Jennifer Berman

Una mujer en Florida, Estados Unidos, dio muerte a sus dos hijos adolescentes y luego se suicidó agobiada por el estrés y las consecuencias de su divorcio, informó hoy la policía. 

Jennifer Berman dio muerte a sus dos hijos, estudiantes de música, Alex, de 16 años y Jacquelin, de 15, en su casa de West Palm Beach, al norte de Miami, antes de quitarse la vida, indicó la institución de seguridad. Los cuerpos fueron encontrados luego de que el exesposo, Richard Berman, diera aviso a la policía tras recibir un correo electrónico de Jennifer en el que le indicaba que era lo mejor para su familia.

La mujer envió también un mensaje de texto a su primo en el que indicaba que daría muerte a sus hijos y se suicidaría, señaló el exmarido en la llamada de emergencia al número 911. La policía indicó que además del divorcio, la madre de la mujer había muerto recientemente y su casa estaba en remate.

Las causas exactas de la muerte de Berman y sus hijos se desconocen. La policía de West Palm Beach confirmó que en los asesinatos la mujer utilizó una pistola, sin precisar el calibre.

15 ene. 2014

Nidia Yolibeth Alvarado



15 de enero.- La policía de San Antonio arrestó a una mujer, quien se cree es la madre de un niño recién nacido hallado muerto en un centro de reciclaje. 

La policía informó que había detenido a Nidia Yolibeth Alvarado, de 25 años de edad, con un cargo de asesinato sancionado con la pena capital.

Un médico forense dictaminó que el niño encontrado muerto el pasado 23 de diciembre en una bolsa de lona fue estrangulado. La policía recibió varias pistas después de que el cuerpo fuera descubierto por un trabajador de reciclaje. Alvarado fue arrestada en un apartamento de San Antonio. 

El sargento de policía, Javier Salazar, dijo que Nidia Alvarado fue detenida la noche del martes, sin incidentes, en su casa. El abogado de Alvarado no estuvo inmediatamente disponible para hacer comentarios. Una condena por asesinato capital conlleva la posibilidad de la pena de muerte. Se cree que el sospechoso dio a luz a ese bebé, y poco después lo asesinó por estrangulamiento", dijo Salazar a periodistas. 

El cuerpo del niño, que era tan joven como un día de edad, fue encontrado por un trabajador en una cinta transportadora de admisión a una planta de reciclaje de Waste Management en San Antonio el 23 de diciembre. 

Los detectives no proporcionarían un relato detallado de cómo se realizó el seguimiento hacia la probable responsable. Una portavoz de la Gestión de Residuos, dijo que la empresa proporcionó a la policía los registros de los lugares en los que sus camiones habían recogido la carga de materiales reciclables en la que se encontró el cuerpo. Salazar dijo que " información del público" les ayudó a conducir a Alvarado. Se negó a decir si ella ha hecho ninguna declaración a la policía.

6 ene. 2014

Aidee Vega Aispuro



Aidé Vega Aispuro, la mujer que ahogó a su propia hija al echarla a una lavadora, rindió su declaración ante el juez y narró a las autoridades cómo le dio muerte a la bebé de 3 meses. En su declaración, la cual fue narrada por el secretario segundo del juzgado sexto, mientras Aidé Vega escuchaba atenta, señaló que la niña, a quien nombrarían como "Mía", era ya un estorbo en su vida, ya que la relación que tenía con su esposo no pasaba por un buen momento. Comentó que tenía pensado irse a Tijuana con sus otros dos hijos, quienes no eran de su actual pareja, sólo la bebé. Reveló que los problemas con su pareja se vinieron luego de que le confesara que dudaba que la menor fuera de él, ya que había tenido relaciones íntimas con otros hombres, por lo que le propuso que dieran en adopción a la bebé, a lo que su pareja se negó. 

“Y le confesé que tenía la duda que nuestra hija fuera hija de él y me preguntó que si porqué lo dudaba y le contesté que porque yo tenía relaciones sexuales con él y con otra persona, cabe mencionar que en realidad tenía relaciones sexuales con tres hombres más que yo salía con esas personas de manera eventual y yo le dije a Christian que sólo había tenido relaciones con una persona porque me daba vergüenza decirle que era con varios. Esas personas me pagaban entre 500 y mil 500 pesos por el acto sexual.

Él siguió insistiendo en días posteriores me decía que si quién era el padre y cómo era posible de que lo había engañado y le propuse de que si porqué no dábamos en adopción a la niña y él me dijo que no, que nos esperáramos a que nos hiciéramos la prueba de ADN”, leía el Secretario Segundo. Días posteriores su pareja seguía insistiendo que porqué la había engañado y que le diera el nombre de la persona con la que tuvo relaciones, a lo que ella le seguía proponiendo que se diera a su hija en adopción, pero él no quería ya que había pasado todo el proceso del embarazo con la ilusión y aún así la miraba como su propia hija, pero que no podría vivir con ella y pensaban en la separación a pesar de que vivían en unión libre en el domicilio del Fraccionamiento de Valle Alto. 

Fue hasta el día de lunes, en el que ocurrieron los hechos, cuando la pareja había discutido una vez más por la mañana sobre la infidelidad de Aidé Vega. Christian ese día al regresar del trabajo comieron juntos, posteriormente él se recostó en uno de los cuartos para descansar y luego de unos minutos se dirigió a su trabajo, fue cuando Vega Aispuro tomó la determinación de acabar con la vida de su hija. “Se acostó y se durmió como media hora y después se levantó y se fue a su trabajo. 

Yo me quedé lavando ropa en la lavadora y empecé a pensar que la bebé era un estorbo para mí, que también pensé que iba hacer con la bebé pequeña porque mi relación con Christian estaba terminando y yo me quería ir a Tijuana con mis otros dos niños y pensé como quitarle la vida a la bebé y agarré a mis dos hijos de nombres Esteban y Joshua, me fui a la cochera donde estaba el carro estacionado y los subí en el asiento trasero. 

Me devolví al interior de la casa y me fui a mi habitación, agarré en mis brazos a la bebé, me fui a un cuarto que está pasando la cocina que era donde se encuentra la lavadora, abrí la tapa de la lavadora y observé que estaba llena de agua y la metí”, continuaba relatando el secretario. Al cometer el crimen manejó el automóvil donde estaban sus dos hijos y se dirigió con unas de sus hermanas a quien le pidió que se los cuidara, esta le preguntó que había pasado y Aidé Vega le contestó que había hecho algo malo. Tomó el vehículo nuevamente y se dirigió hacia su casa en Valle Alto, pero previamente le envió un mensaje a su pareja confesando lo que había hecho. “Y me fui manejando hacia mi casa y antes de llegar le mandé un mensaje al celular de Christian y le escribí, ¿dónde estás? Que venía de la obra, es decir del trabajo, y le volví a mandar otro mensaje diciéndole hice algo malo, muy malo, y llegué a mi casa y estacioné el carro y me quedé dentro del carro esperando a que llegara Christian.

Cuando llegó Christian a la casa abrió la puerta del lado del chofer donde yo me encontraba sentada y me preguntó por la niña y le dije que la había matado y él se metió a la casa y yo me metí detrás de él y me preguntó ¿dónde está la niña? y le dije que en la lavadora y nos fuimos al cuarto y empezamos a discutir y me preguntaba ¿qué si por qué la había matado? y le contesté que estaba desesperada”, explicó. 

 En la declaración ministerial de la pareja de Aidé, del cual sólo se referían como Christian, este señaló que cuando fue a la lavadora a cerciorares de lo que había confesado no tuvo el valor de abrir la tapa, por lo que regresó encontrando a Vega Aispuro con un cuchillo en la mano y lo amenazaba con hacerse daño. “Y ella se fue a la cocina, agarró un cuchillo y se alteró. Aidé al verme traté de calmarme y calmarla, porque sí pensé que podía encajar el cuchillo y le pedía que se acercaba y que dejara el cuchillo yo le decía: “ven, déjalo” y en cuanto soltó el cuchillo la agarré de los brazos abrazándola fuerte por atrás y sujetándola de sus brazos y ahí mismo le hablé a mi amigo”, se decía durante la lectura de la declaración ministerial. Esta persona, de quien se omiten sus generales, fue quien se atrevió a levantar la tapa de la lavadora y encontró a la bebé ya sin vida, por lo que llamó al número de emergencias para denunciar lo sucedido. 

Al ser cuestionada por el Secretario Segundo que si estaba de acuerdo con la declaración ministerial, esta contestó que ratificaba parcialmente dicha declaración, nuevamente al cuestionarle que si quería realizar una declaración, solo contestó que se abstenía de hacerlo. De esta manera inicio el proceso penal en contra de la inculpada por el delito de homicidio agravado en razón de parentesco con la cual podría cumplir una pena de 30 hasta 50 años de cárcel en caso de ser encontrada culpable.

Luego de ser consignada por la PGJE ante el juzgado sexto por el delito de homicidio agravado en relación del parentesco, Aide Vega Aispuro, quien asesinó a su bebe de tres meses de edad, el procurador Marco Antonio Higuera Gómez, resaltó que la inculpada ratificó su declaración ante el juez. “Nosotros ya la consignamos, es un homicidio agravado en relación del parentesco, el trámite está en el juzgado y esa es la cancha en la que deben ustedes cuestionar, debo decirles que no solamente aceptó y reconoció los hechos que realizó al rendir su declaración ministerial, sino también me informan que en su declaración preparatoria ratificó igualmente su confesión”, mencionó. 

Cabe destacar, que este jueves fue cuando dio inicio el proceso penal en contra del Aidé Vega Aispuro, después de que el pasado lunes por la tarde metiera a su hija de apenas 3 meses a una lavadora con agua y funcionando.

Jordan Linn Graham


Una mujer radicada en Montana recién casada fue acusada el lunes de matar a su esposo empujándolo hacia un acantilado en el Parque Nacional delos Glaciares–en Montana– durante una discusión, justo una semana después de haberse casado. 

Los documentos de la acusación sugieren que Jordan Linn Graham de 22 años, estaba arrepentida de haberse casado mientras el cuerpo de su esposo, Cody Lee Johnson de 25 años de edad y originario de Kalispell, era descubierto. Graham le dijo a un agente del FBI que ella y su esposo estuvieron discutiendo el 7 de julio mientras caminaban en el área Loop Trail del parque. En cierto momento, ella decidió alejarse caminando, pero Johnson la agarró del brazo.

Ella se dio la vuelta, quitó la mano de su brazo y debido al coraje que tenía, empujó a Johnson por la espalda con las dos manos y como resultado de eso, él cayó por el acantilado, según se manifiesta en la demanda. Johnson fue reportado desaparecido el 8 de julio al no presentarse a trabajar. Posteriormente, Graham reportó que había detectado en dónde estaba su cuerpo. Graham tuvo una comparencia inicial ante la Corte presidida por el juez Jeremiah C. Lynch, acusada de homicidio en segundo grado.

Actualmente se encuentra bajo custodia.

No se sabe si cuenta con un abogado defensor. Inicialmente, Graham les dijo a los investigadores que Johnson salió de la casa la noche del 7 de julio con amigos no identificados en un auto de color oscuro con placas del Estado de Washington. Esa noche, ella le envió un mensaje de texto a una amiga y dijo que iba a hablar con Johnson acerca de que se había arrepentido de haberse casado el fin de semana anterior. La amiga, identificada sólo por iniciales, le dijo al FBI que recibió el mensaje de texto de Graham justo antes de las 9 p.m. en la que Graham dijo: “Bueno, voy a hablar con él”.

La amiga le respondió “Voy a orar por ustedes”. Graham replicó “Pero en serio, si no tienes noticias mías esta noche, es que algo pasó”. Otra amiga dijo que Graham dijo que había recibido un correo electrónico el 10 de julio en el que le dijeron que Johnson había salido con tres amigos, que había ido a caminar y que se había caído y estaba muerto. Al día siguiente, Graham reportó a los oficiales del parque que había visto el cuerpo de Johnson. Un policía estatal pensó que eso era inusual pero Graham le explicó “Era un lugar que quería ver antes de morir”, dijeron las autoridades. Graham fue entrevistada el 16 de julio y reconoció que había mentido acerca de la muerte de su esposo. 

 Tracey Maness, amigo de la familia, dijo que Johnson estaba emocionado por su boda y que amaba a Graham. (Con información de CNN)